2022: año de nuevos escenarios y transformación

Afrontamos el 2022 como el año de la transformación de un sector logístico que emprendió una nueva senda en el 2021, como así queda patente en la revista de diciembre de El Canal Marítimo y Logístico. El entramado logístico portuario ha demostrado una vez más su capacidad para adaptarse a un nuevo paradigma producido por los cambios globales como consecuencia de la crisis pandémica, la entrada de nuevos escenarios y movimiento de los mercados. Una red en la que estamos viendo nuevas formas de consumo y actores que ocupan posiciones diferentes en una tensa, saturada y prolongada cadena logística.

En el 2022 veremos refirmarse la nueva logística para responder al crecimiento de una demanda que supera la oferta, que como factor positivo también nos ha proporcionado el incremento de incorporación de talento en las empresa del sector. Unas solicitudes que no pueden ser atendidas por la falta de perfiles especializados. Un déficit en el que los centros de formación están trabajando desde el minuto cero con la colaboración de las empresas.

La competitividad entre transitarios y las navieras que han decidido desembarcar en la logística de tierra continuará centralizando el foco de atención en este 2022. Las nuevas propuestas de servicios deberían revertir en beneficio de los costes, actualmente disparados, y del servicio para los cargadores. Igualmente, estos servicios puerta-puerta deberían desarrollarse sin posiciones predominantes de las compañías de transporte marítimo.

Una situación la del transporte marítimo que podría verse afectada por el acercamiento y relocalización de la industria en los mercados próximos de consumo, lo que favorecería a modos de transporte como el ferrocarril, por ejemplo. Una reindustrialización que se está dando a pequeñas dosis y con poco volumen. Veremos si estos nuevos puntos de producción podrán competir con las condiciones de las potentes “fábricas” asiáticas, una vez se resuelva la falta de capacidad de las conexiones marítimas.

La digitalización también está siendo y será en el 2022 un factor decisivo para la competitividad de las empresas. La atención al cliente se está completando con la aceleración digital de los servicios que permite agilizar procedimientos. El valor digital y de las nuevas tecnologías se ha vuelto indispensable para el desarrollo empresarial y de los puertos que desean convertirse en smart ports.

La crisis climática es uno de los ejes de las estrategias de las organizaciones y empresas logísticas. Una visión que no debe perderse de vista cuando se presentan proyectos de ampliación de infraestructuras que dejan rápidamente los impactos medioambientalmente en el cajón, así como las consecuencias y lecturas a medio y largo plazo. Tampoco deben producirse “tiros al pie” como las nuevas regulaciones de emisiones en los puertos que se apuntan desde la Unión Europea.

Por otra parte, la mancha de la economía azul estamos seguros que seguirá extendiéndose en este 2022. Y así lo hemos querido representar en este monográfico con la presencia de la náutica y su industria, que forman parte de una economía azul que apunta a un brillante futuro.

Representantes de la logística y los cargadores, representados por el Consell d’Usuaris del Transport de Catalunya y ACE, han participado en este monográfico. Como podréis leer en nuestra revista, todos nos han descrito y explicado algunas de las adversidades que se les presentan. A pesar de ello y de quedar sin despejar algunas incógnitas, como conclusión, comprobaréis que las tribunas transmiten un poder transformador y de adaptación que responde sobradamente a las nuevas realidades de la logística.

Transcurridos más de dos años desde que empezamos a estar con vosotros, con pandemia incluida…, gracias por seguir confiando en El Canal Marítimo y Logístico. Nosotros también deseamos seguir al sector en este proceso de transformación. Un nuevo escenario que servirá para superarnos y progresar. No lo dudéis.

¡Feliz 2022!

RETOS 2022 en canal