ACBE trabaja para recuperar el atractivo del puerto de Bilbao

Virginia Navarro es la primera mujer que dirige la Asociación de Consignatarios de Buques y Estibadores del Puerto de Bilbao (ACBE) en su casi centenaria historia.

Tras veinticuatro antecesores varones, la directora regional de Containerships CMA CGM, S.A.U., en Bilbao, Santurtzi y Ferrol, rompió el pasado año el “techo de cristal” y afronta una nueva etapa al frente de la asociación. Para su modelo de gestión, Virginia Navarro ofrece “exactamente lo mismo que cualquier otro presidente comprometido” con el puerto: mucho trabajo, ilusión y aspiraciones moderadamente ambiciosas de “dejar una impronta beneficiosa para el puerto de Bilbao”.

En el 2022 la Asociación de Consignatarios de Buques y Estibadores del Puerto de Bilbao cumplirá 100 años, que no se vieron interrumpidos ni por la guerra del 36 ni por la dictadura. El régimen franquista consideraba conveniente la actividad de la asociación para el funcionamiento del puerto. Por tanto “estamos ya trabajando en cómo lo celebraremos”. Sin duda, con la participación de todos los agentes que los han acompañado en esta larga senda y desde luego con el objetivo de darle visibilidad a la asociación y a la importante labor que ha desarrollado desde su inicio. 

Por otro lado, este año se ha creado estatutariamente la figura del asociado afín para intentar atraer a más asociados que se puedan beneficiar de la actividad de ACBE. Pueden tener tal consideración empresas establecidas en Vizcaya y cuya actividad está ligada a la de consignación de buques o manipulación de mercancías.    

Flexibilidad tarifaria en la escala de buques en puertos españoles

Virginia Navarro es partidaria de una reducción de los ingresos de los organismos portuarios, en especial de las tasas vinculadas al uso del suelo portuario, como coste fijo calculado directamente a valor de mercado. Y ello, aún siendo consciente de la dificultad técnica y económica que esto puede suponer. 

Por cuanto se refiere a las tasas de utilización de las infraestructuras e instalaciones portuarias (buque, pasaje y mercancía) y su flexibilidad, el problema radica en que “vienen reguladas por Ley y son uniformes, en sus importes unitarios, para todos los puertos”. 

A su modo de ver, sólo cabe, en este contexto, tratar de aplicar los coeficientes correctores de cada tasa con reducción del porcentaje máximo legal, al objeto de mejorar la competitividad de los operadores portuarios. Y, de otro lado, reconocer un marco más amplio y flexible para las distintas bonificaciones tarifarias (ocupación y utilización).

ACBE inició hace dos años los trámites para firmar un convenio con Marina Mercante y así facilitar la inscripción de sus asociados en el Registro de Consignatarios y tras haber cumplimentado toda la tramitación administrativa, “estamos a la espera de contestación. Desconocemos qué problemas hay para que el Registro todavía no esté operativo”. 

Volver a ser atractivos 

Las repercusiones derivadas de la pandemia han tenido gran impacto para los operadores del puerto de Bilbao. Para Navarro “por suerte, la APB está apoyando” en la medida de sus posibilidades y es de justicia resaltar que las medidas aprobadas por el Gobierno mediante sendos reales decretos-ley el pasado año, fueron impulsadas en gran medida por la Autoridad Portuaria de Bilbao. 

ACBE ha creado estatutariamente la figura del “asociado afín” para intentar atraer a más asociados.

Las empresas consignatarias y estibadoras “debemos trabajar en conseguir volver a tener conexiones directas desde Bilbao”, en desarrollar una mayor sostenibilidad a través de los nuevos combustibles a los que ya tienen acceso buques y camiones y en los que la APB también ha hecho un gran trabajo de puesta al día, en dar valor al importante entorno industrial que tiene nuestro hinterland con conexiones ferroviarias desde cualquier punto del país y en hacer más grande la zona de carga de nuestro puerto. En definitiva, en volver a atraer con las muchas armas con las que contamos.

En lo que se refiere al tráfico de cruceros, el puerto de Bilbao tiene unos objetivos altos por su situación geográfica y como destino turístico emergente que antes de la pandemia todavía no se habían desarrollado plenamente.

“La normalización” resituará a Bilbao a medio plazo en el lugar que le corresponde y “aunque no ocuparemos un lugar destacado en el ranking de puertos españoles”, con destinos turísticos de primer orden mundial, “seguro que conseguiremos situar y redimensionar nuestro puerto en el puesto más alto dentro de sus posibilidades”.

Brexit e intrusos

Según la presidenta de ACBE, ambos, el Brexit y los intrusos, sin duda, “son temas de gran importancia”, uno por las implicaciones que tiene desde el punto de vista comercial con Reino Unido, que es el principal mercado del puerto de Bilbao. Al respecto, el puerto de Bilbao se ha mostrado sobradamente preparado cumpliendo con las expectativas y el otro por la seguridad que es uno de los pilares más importantes del sector marítimo y portuario. Por otro lado, y en lo referido a la vertiente laboral del puerto, “se está trabajando en ello a nuestro estilo, “poliki-poliki” (poco a poco) y sin ruido”.

CONSIGNATARIOS EN CANAL