La comunidad portuaria de Tarragona adquiere el firme compromiso de agilizar la operativa de buques

La APT insta a sumar esfuerzos para asegurar el suministro a las cadenas logísticas de agroalimentarios, vehículos, fruta tropical y contenedores

El presidente de la Autoridad Portuaria de Tarragona (APT), Saül Garreta, se ha reunido con las empresas estibadoras y los representantes de los trabajadores de la estiba para cooperar en la resolución de los retos que a corto plazo debe hacer frente el puerto de Tarragona. Garreta ha garantizado una actitud estrictamente neutral en el proceso de liquidación del CPE y las negociaciones del nuevo marco de relaciones laborales que desde hace unos meses mantienen las empresas y la estiba.

Al mismo tiempo, Garreta ha expuesto a las dos partes la necesidad de responder con eficiencia a las necesidades de estiba de una infraestructura estratégica como el puerto y “a sumar esfuerzos para asegurar el suministro a las cadenas logísticas de tráficos agroalimentarios, de vehículos, fruta tropical y contenedores, entre otros, en las próximas semanas de diciembre y enero”.

La comunidad portuaria ha sumado capacidad de operativa en los últimos meses con más almacenamiento, más entregas y más refuerzos en las operativas

La respuesta, tanto de empresas como de estibadores, ha sido de un firme compromiso con el posicionamiento y la competitividad del puerto de Tarragona y su predisposición para encontrar soluciones a corto plazo para los retos de carga y descarga de fin de año.

Por parte de las empresas, el presidente de la asociación de empresas estibadoras de Tarragona, Pablo García, ha destacado “el esfuerzo que el conjunto de la comunidad portuaria ha estado realizando durante este año, especialmente para aumentar la capacidad de almacenaje y el servicio de entregas a clientes, que nos permitirá a pesar de la extraordinaria llegada de volúmenes esperada, podamos garantizar la cadena de suministro al cliente final”.

Por parte de los representantes de la estiba, Jordi Inglés, ha explicado que “el conjunto de los trabajadores de la estiba de Tarragona está abierto a buscar soluciones puntuales de mejora, sin menoscabo de sus derechos y condiciones laborales, por el bien de toda la comunidad portuaria”.

Adopción de medidas especiales

El puerto de Tarragona afronta unas semanas muy intensas con un gran número de operaciones en perspectiva. En estos momentos, los muelles de Tarragona acogen a 10 buques con cereales o harinas que, en conjunto, suman más de 367.000 toneladas de agroalimentarios que deben ser descargadas en las próximos días y semanas, y a las que hay que sumar otras importantes operativas de carga general: pasta de papel, productos siderúrgicos, vehículos, contenedores, líquidos a granel y fruta tropical, en 7 buques que suman unas 90.000 toneladas más.

Ante este reto logístico, el presidente del puerto de Tarragona, Saül Garreta, ha pedido que trabajadores de la APT, empresas y estibadores «sumen esfuerzos para asegurar el suministro de las distintas cadenas logísticas que dependen del puerto de Tarragona».

En este sentido, la comunidad portuaria ha adoptado medidas especiales para dar respuesta a la demanda de operativas de las próximas semanas:

  • Refuerzo de los equipos de la estiba. Empresas y estibadores han acordado reforzar la capacidad de operar de la estiba con la incorporación de más trabajadores. A partir de esta semana, se contará con 19 trabajadores homologados más para poder operar en buque y con el refuerzo puntual de trabajadores de empresas temporales destinados a tareas auxiliares.
  • Más almacenamiento. Las empresas estibadoras han aumentado su capacidad de almacenamiento fuera del recinto portuario para hacer frente a un mayor volumen de mercancía. El conjunto que las empresas que operan en el puerto tienen una capacidad para un millón trescientas mil toneladas de agroalimentarios, pero en períodos puntuales -como el actual- amplían esta capacidad con la habilitación de carpas provisionales dentro del puerto (más 8.000 m2) y naves fuera del puerto (hasta 150.000 m2 en servicio).
  • Más entregas de agroalimentarios. Además, dada la elevada demanda de cereales por parte de los clientes finales, el año 2022 ha supuesto la mejora del número de entregas. Los datos del SEA (Sistema de Entrega de Agroalimentarios, puesto en funcionamiento en el año 2020) reflejan una mejor eficiencia de este servicio. Mientras en el periodo octubre-noviembre de 2021 se realizaban 30.067 entregas efectivas de productos agroalimentarios a camiones (unas 722,000 toneladas), en el mismo periodo de este año (octubre-noviembre 2022) se han realizado 42.599 (1,1 millones de toneladas aproximadamente), lo que representa un aumento de 41,68% del número de entregas y una mayor capacidad de dar servicio a la cadena logística de cereales del hinterland del puerto de Tarragona (Catalunya, Aragón, La Rioja, Navarra y Castilla).

La Autoridad Portuaria de Tarragona monitorizará esta situación excepcional durante las próximas semanas “con el fin de asegurar la máxima dedicación e implicación de toda la comunidad portuaria para hacer frente a este momento álgido de los tráficos de cereales en el puerto de Tarragona”, concluye el comunicado de la APT.