Adjudicadas las obras de la nueva Lonja de Pescadores, la futura “joya” del Port Vell de Barcelona

El Consejo de Administración del puerto de Barcelona, reunido el 29 de junio, aprobó la adjudicación a FCC Construcción del proyecto constructivo de la nueva Lonja de Pescadores. El contrato se ha adjudicado por 7.563.000 euros, y el plazo de ejecución es de 17 meses. La construcción del nuevo edificio, abierto al público, y la urbanización del entorno harán visible y darán a conocer la actividad pesquera que se desarrolla en Barcelona.

Las obras adjudicadas suponen empezar a percibir un proyecto que será la “nueva joya” del Port Vell. La futura Lonja de Pescadores del puerto de Barcelona permitirá abrir un nuevo espacio portuario a la ciudad, y según el calendario de obras podría estar lista entre finales del 2023 y principios del 2024.

La nueva Lonja se estructura en tres bloques

El mes de noviembre, el Consejo de Administración aprobó el inicio de la licitación de la futura Lonja de Pescadores, un proyecto que incluye la construcción de un edificio de 3.233 m² y la urbanización del entorno de 24.103 m².

El proyecto, que se presentó públicamente el pasado mes de marzo en el propio muelle de Pescadors, estructura la nueva Lonja en tres bloques para hacer más eficientes los servicios que requieren las diferentes modalidades de pesca que se desarrollan en Barcelona -cerco y arrastre- y que implican capturas de pescado azul y blanco. Esta separación por tipos de pescado agilizará las subastas y los procesos de preparación, envasado y facturación del pescado.

La futura Lonja, que albergará las oficinas de la Cofradía de Pescadores de Barcelona, salas de reuniones y formación y todos los servicios necesarios, incorpora también dentro del proyecto la fábrica de hielo, que entró en servicio a finales del 2016.

La nueva Lonja forma parte de la remodelación integral del conjunto de instalaciones pesqueras de Barcelona, un proyecto que pretende garantizar el desarrollo de la actividad pesquera bajo criterios de sostenibilidad y competitividad y abrir esta zona del Port Vell al público. Por este motivo, el proyecto incorpora una pasarela que arrancará junto a la Torre del Rellotge y recorrerá toda la longitud del edificio, y unos grandes ventanales permitirán ver la actividad que se desarrolla en su interior, especialmente la subasta de pescado.