Alfaland apuesta por la sostenibilidad con los mejores equipos y aplicando la tecnología para aportar soluciones integrales

Alfaland con más de 30 años de experiencia e innovación dedicados a la cadena de suministro, apuesta por la sostenibilidad en sus servicios. Un compromiso que se refleja en sus productos, los cuales son seguros y respetuosos con el medio ambiente.

Afaland, especializado en el movimiento de cargas ha introducido en el mercado la carretilla eléctrica E-VER, una máquina que combina la bien conocida durabilidad de las máquinas de Konecranes con novedosos atributos de eco-eficiencia para mejorar la productividad, reducir el consumo de energía y prevenir la emisión de gases nocivos a la atmósfera. 

Más eficiente que un motor diésel, elimina combustibles fósiles y puede reducir el consumo energético hasta un 70%. Con un rendimiento operativo excepcional esta carretilla eléctrica ofrece un concepto a prueba de futuro. Además de garantizar altos estándares de seguridad en el trabajo.

  • Sin emisiones del motor – cero CO2 emitido a la atmósfera.
  • Una experiencia de conducción superior – rápido, potente y fácil de maniobrar con controles de manejo fácil y escaso ruido del motor.
  • Mantenimiento sencillo – menos componentes mecánicos y módulos eléctricos comunes.
  • Seguro – nuevos sensores y avisos para abordar aspectos críticos de funcionalidad y seguridad.

Las baterías de ion litio producen baja emisión de gases CO2

Durante las más de seis décadas de experiencia de Konecranes, diseñando y fabricando carretillas, la tecnología no ha dejado de avanzar y ha llegado la hora de sus primeras carretillas eléctricas con baterías de ion litio. 

La carretilla eléctrica E-VER funciona con una o dos baterías de ion litio. Gracias al diseño completamente modular de la carretilla, si elige una batería, puede fácilmente añadir una segunda batería más adelante. No emite emisiones durante las operaciones y cuenta con tres sistemas de control diferentes para maximizar la seguridad cuando está en uso: 

  • Desconexión automática – corta la corriente eléctrica mientras se está cargando.
  • Celdas de la batería – el equilibrio y la gestión de las mismas maximizan la eficiencia de la batería.
  • Control remoto – con advertencias automáticas en caso de que surgen problemas.

Las principales ventajas de la batería de ion litio son su alta densidad de energía en términos de kWh por kg y su capacidad de carga rápida. Cada batería tiene una vida útil de alrededor de 3000 ciclos de carga. En condiciones medias, esto equivale a unos cinco a seis años de funcionamiento. La carga de oportunidad reduce la necesidad de una carga completa y extiende la vida útil de la batería. La carretilla E-VER usa una batería de ion litio que alimenta un motor eléctrico de tracción de 110 kW y un motor hidráulico de 80 kW. La batería puede recargarse en tan solo 45 minutos.

Está diseñada mediante módulos de fácil acceso integrados en un chasis de diseño robusto; mismo eje de dirección y sistema de elevación que las carretillas diésel, pero con menos piezas móviles y sin caja de cambios, el costo de mantenimiento se reduce en tiempos de parada y propiedad.

A corto plazo, la inversión inicial en una carretilla elevadora eléctrica se ve compensado por los ahorros posteriores en combustible, mantenimiento y tiempos de inactividad

La carretilla elevadora eléctrica Konecranes E-VER maximiza la seguridad

Además, dispone de una caja protectora alrededor de la batería y la falta de superficies calientes susceptibles al encendido la hacen aún más segura, ya que las baterías de ion litio tiene menos probabilidades de incendiarse como consecuencia de su composición química. 

De este modo, con una mejor batería, opciones de control y señales de advertencia automáticas, la carretilla elevadora eléctrica Konecranes E-VER maximiza la seguridad de los conductores, el personal cercano y las cargas que transporta.

Alfaland está especializada en el movimiento de cargas

Reduce el coste de mantenimiento y destaca por su durabilidad

Con menos piezas móviles, la carretilla E-VER ofrece un costo de propiedad menor gracias a la reducción de las necesidades de mantenimiento, reducción de componentes mecánicos y a sus módulos eléctricos comunes que facilitan las labores de servicio. Dado que sus motores no producen calor y la reducción de vibraciones, la durabilidad del equipo está asegurada. 

Diagnósticos automáticos de estado, una batería libre de mantenimiento que no es necesario reemplazar y la posibilidad de no reciclar el aceite del motor y de la transmisión, permiten reducir los desperdicios y que no sea necesaria una formación específica de los técnicos de servicio en mantenimientos de elementos de alto voltaje. Todo ello se traduce en un aumento de la productividad.

Retorno de la inversión a medio plazo

A corto plazo, la inversión inicial en una carretilla elevadora eléctrica se ve compensado por los ahorros posteriores en combustible, mantenimiento y tiempos de inactividad. En definitiva, menores gastos operativos que unidos a un menor impacto medioambiental aseguran un retorno de la inversión de medio plazo y una larga vida útil asegurada. 

Anterior artículoMovilizaciones de los transportistas si el Ayuntamiento de Barcelona no demora la ZBE
Siguiente artículoLas placas solares del PIF del puerto de Barcelona generarán el 40% de la energía del edificio