Almería inaugura la temporada de cruceros

Más de setecientos turistas británicos han desembarcado esta mañana en el puerto de Almería, adonde han llegado a bordo del crucero “Black Watch”, de la naviera Fred Oldsen Cruises Line. Este buque, que regresa al puerto de Almería nueve años después de su última escala, ha abierto la temporada de cruceros, que según las previsiones finalizará en noviembre.

El presidente de la Autoridad Portuaria, Jesús Caicedo, y el delegado territorial de la Consejería de Turismo, José Luis González, han asistido esta mañana a los primeros momentos del desembarque de pasajeros, visita en la que también han estado el gerente de la Empresa Municipal Almería Turística, Carmelo Torres; la gerente de la asociación de comerciantes Alcentro, Carmen Sánchez; y el jefe de la división comercial y de calidad de la APA, José Antonio Cuesta. Durante la visita, han conocido la operativa que se pone en marcha en el puerto con motivo de la llegada de cruceros, operativa que incluye el servicio de autobuses, señalización, vallado, controles policiales, así como el servicio de atención a los cruceristas por parte del Ayuntamiento y de la Fundación Bahía Almeriport.

Buena parte de los pasajeros del crucero británico han optado por quedarse en Almería y conocer su oferta monumental, cultural y gastronómica; mientras que otros grupos de turistas han preferido realizar excursiones panorámicas por el Parque Natural Cabo de Gata-Níjar y La Alpujarra.

El presidente de la Autoridad Portuaria, Jesús Caicedo, y el delegado territorial de la Consejería de Turismo, José Luis González, han asistido esta mañana a los primeros momentos del desembarque de pasajeros

El buque realiza un periplo de trece noches con inicio y final en el puerto inglés de Southampton, con escalas en los puertos de Cádiz, Málaga, Almería, Lisboa y Vigo.

El Black Watch es un antiguo buque de la compañía Royal Viking Line. Fred Olsen lo adquirió en 1996 y, tras una exhaustiva reforma, empezó a navegar con la bandera de Fred Olsen. Destaca por su accesibilidad y espaciosidad en sus zonas comunes, donde cuenta con espacios para lectura, juegos de mesa, una piscina interior y otra exterior en popa, un gran salón de actos y un pequeño casino.

Anterior artículoConstitución del Consejo de la Mujer para políticas de igualdad en la Zona Franca de Barcelona
Siguiente artículoEl cine Imax desaparecerá del frente portuario de Barcelona