Salvar el alto de Kanpazar costará 6 millones de euros

La colaboración en materia de infraestructuras entre Bizkaia y Gipuzkoa ha dado como fruto un plan para la transformación integral del corredor Beasain-Durango salvando el Alto de Kanpazar y avanza en la mejora de la conexión entre los importantes municipios vascos de Elorrio, Arrasate/Mondragón y Bergara.

Los diputados María Ubarretexena (Gipuzkoa) e Imanol Pradales (Bizkaia) han anunciado la firma de un convenio entre ambas instituciones para avanzar en la redacción del proyecto constructivo, que tendrá un coste aproximado de 6 millones de euros y un plazo de 42 meses. 

La solución diseñada se aleja de la carretera N-636 existente, eliminando el actual recorrido, y proyecta un túnel de 830 metros de longitud que atraviesa el alto de Kanpazar, mejorando así la conectividad y la seguridad vial. El sinuoso tramo entre Elorrio y Arrasate registra cerca de 8.000 circulaciones diarias, unos 1.200 camiones por día, 

El nuevo diseño incluye una carretera de tres carriles, con dos carriles en sentido ascendente y ampliación de los arcenes, conforme a la normativa, lo que garantiza un tránsito fluido y seguro.

Los factores medioambientales, de seguridad, funcionalidad e inversión han determinado la elección de un trazado que elimina las actuales curvas y proyecta un túnel monotubo para salvar el alto de Kanpazar, ofreciendo así una alternativa más directa, rápida y segura a la actual.