Amarre “cero emisiones” en Castellón

La refinería de BP Energía, ubicada a dos millas de distancia (mar adentro) del puerto de Castellón, ha sido el escenario del primer servicio de amarre “cero emisiones” realizado en una instalación offshore, utilizando una lancha 100 % eléctrica.

Según ha informado Consulmar, compañía que ha prestado el servicio, la operativa supone “un logro sin precedentes a nivel internacional”. En concreto, la lancha Castalia ha llevado las amarras de acero desde el buque Archangel –con sus 274 metros de eslora y 85.474 toneladas de registro bruto  hasta cada una de las cinco boyas con las que cuenta la refinería.

Según Consulmar, la operación «marca un avance en la industria marítima hacia prácticas medioambientalmente sostenibles». En este contexto, el buque fue amarrado “gracias a la capacidad de tiro de 3 toneladas que Castalia utiliza para el servicio de amarre y que se obtiene mediante una propulsión 100% eléctrica”.

La embarcación tiene una autonomía de 8 horas

La embarcación está equipada con dos motores de 150 kW y una capacidad de baterías de litio de 485 kW/h, consiguiendo una autonomía de hasta 8 horas. “Proporciona una solución eficiente y no contaminante para las operaciones de amarre”, añade Consulmar.

Además del amarre, la innovadora embarcación, con sus 12,50 metros de eslora y 5 metros de manga, desempeña un “papel crucial” en otras actividades portuarias. Entre estas se incluye la recogida de residuos líquidos y sólidos Marpol generados por los buques, el transporte de personal y provisiones, y la lucha contra la contaminación marítima.

Según Consulmar, se estima que la utilización de Castalia permitirá a la compañía reducir anualmente la emisión de más de 200 toneladas de CO2 “al adoptar un enfoque más sostenible en sus operaciones portuarias”.