Amarres de Barcelona: el engranaje en la industria del crucero

Para el sector del crucero, el año 2023 ha sido un año clave, con una recuperación importante que ha afianzado esta industria. Una parte importante de esta recuperación es el liderazgo de los puertos para alcanzar una actividad sostenible, tanto a nivel económico como social y medioambiental. “La industria debe ir de la mano de los puertos, que están realizando importantes inversiones con un claro modelo en pro de apuntalar su papel como dinamizador de la economía local y la sostenibilidad del sector y por supuesto del medio ambiente”, detalla Daniel Valero, director general de Amarres de Barcelona.

Para que esta industria del crucero y los puertos más destacados en este sector optimicen sus resultados, es clave una comunidad portuaria con empresas que den respuesta a las necesidades de este sector. Amarres de Barcelona, con sede central en el puerto de Barcelona, tiene como actividad principal el amarre y desamarre de buques, y en los últimos años, además, ha diversificado sus actividades con un amplio abanico de servicios especializados técnico-náuticos. “Disponemos de una amplia plantilla con una alta capacitación, además de numerosos medios que nos permite ofrecer un servicio personalizado y ajustado a las necesidades de nuestros clientes”, explica Daniel Valero.

Entre los nuevos retos que tiene Amarres de Barcelona destaca la digitalización y la descarbonización

Han realizado nuevas incorporaciones a todos los niveles, para impulsar sus estrategias de negocio con la clara idea de potenciar los diferentes departamentos, además de visualizar nuevos retos en el horizonte como la digitalización y la descarbonización, “donde la Agenda 2030 nos marca la pauta hacia equipos con cero emisiones. Estamos estudiando las diferentes propuestas y proyectos que actualmente se están desarrollando en el mercado respecto a los nuevos combustibles para evaluar su futura implantación en nuestras embarcaciones e instalaciones”, detalla Ana Conesa, directora comercial de Amarres de Barcelona.

Unos retos que verán la luz desde la nueva sede que dispondrá Amarres de Barcelona en el puerto de Barcelona y que estará totalmente operativa en el año 2025, “que nos hará dar un salto de calidad en la prestación de nuestros servicios, con la idea de seguir creciendo y ampliar el catálogo de servicios marítimos”, puntualiza Ana Conesa. Con una plantilla de 114 profesionales, la empresa tiene otros desafíos como trabajar en el nuevo pliego de amarre para adecuarlo a la actual situación del tráfico portuario y a la normativa actual, además de la negociación del convenio con la plantilla. “Con la idea de que sea un convenio provincial para puertos de interés general del Estado, con una cobertura más amplia, con la garantía de que el servicio ofrecido en el puerto de Barcelona se lleve a cabo con la solvencia y conocimientos necesarios para ofrecer un servicio de calidad, eficiente y sostenible, que satisfaga las expectativas de los usuarios del puerto de Barcelona”, explica Daniel Valero. Respecto al capital humano, desde la compañía se muestran satisfechos por la futura obligatoriedad en la formación profesional del amarre en todos los puertos españoles, “que será una manera de profesionalizar una función transcendental en el buen funcionamiento dentro de los puertos”, añade Ana Conesa, “y también queda mucho por recorrer en cuanto a la inserción de la mujer en la actividad portuaria.”

En el 2025, la empresa tendrá operativa la nueva sede en el puerto de Barcelona

Amarres de Barcelona inició su actividad hace dos años, tras la unión de dos sociedades con más de 50 años de experiencia en el sector marítimo-portuario. “Lo que nos permite ofrecer un amplio abanico de servicios portuarios de alta calidad, seguros, eficientes y sostenibles, respaldados por un equipo altamente cualificado y una amplia flota de embarcaciones y vehículos”, explica la directora comercial.

Respecto a la flota especializada, destacan las siete embarcaciones de amarre/remolque con una capacidad de tiro de hasta 2 toneladas, además de una lancha rápida para traslado de tripulaciones, y dos buques multipropósito, dotados de grúas en cubierta y capacidades de carga hasta 12 toneladas. Durante este mes, se incorpora al servicio una nueva embarcación construida en el astillero Blanchadell en Vinaròs (Castellón), “diseñada para ofrecer servicios a medida de las necesidades de nuestros clientes, disponiendo de una mayor carga y motorización, y que permitirá a Amarres situar su flota como la más especializada en servicios técnicos-náuticos del Mediterráneo”, afirma Ana Conesa. Además, la empresa con sede en el puerto de Barcelona, dispone de una flota de vehículos de asistencia especializados que cuenta con camiones con virador y cabestrante, vehículos eléctricos y todoterreno equipados para maniobras. 

Amarres de Barcelona inició su actividad hace dos años, tras la unión de dos sociedades con más de 50 años de experiencia en el sector marítimo-portuario

Servicios portuarios a medida

Entre los servicios técnico-náuticos que ofrece Amarres de Barcelona, destacan los traslados de tripulación, provisiones a buques, remolques de yates y artefactos flotantes, obra marítima, balizamientos y señalizaciones marítimas, así como asistencia a equipos profesionales de buzos. 

Además, cuenta con la experiencia y los equipamientos más completos para dar respuesta a emergencias (skimmers, barreras flotantes, etc.) como primera intervención en la lucha contra la contaminación por vertidos, así como para la organización de simulacros y ejercicios de emergencias en todo el ámbito portuario.

Entre los servicios técnico-náuticos que ofrece Amarres de Barcelona destacan:

  • Traslado de tripulación
  • Provisiones
  • Remolques
  • Servicios técnicos
  • Obra marítima
  • Balizamientos
  • Asistencia a buzos
  • Lucha contra la contaminación – Primera Intervención
  • Suministros