El Gobierno catalán presenta su propuesta de ampliación del aeropuerto del Prat sin alargar la pista

El Consejo Ejecutivo del Gobierno catalán ha aprobado este martes la propuesta para modernizar el aeropuerto de Barcelona – el Prat, sin alargamiento de pista, y que busca mejorar la conectividad intercontinental. Asimismo, el proyecto desea impulsar la competitividad, al mismo tiempo que se minimiza el impacto sobre el entorno con el incremento de la actividad en los aeropuertos de Reus y Girona. “El plan del Gobierno es coherente con los grandes consensos que existen en Catalunya alrededor de esta infraestructura: mejora de la conectividad global; visión de sistema aeroportuario catalán; accesibilidad ferroviaria a los aeropuertos; no obviar la emergencia climática; preservar los espacios naturales protegidos y un nuevo modelo de gobernanza”, señala la Generalitat en un comunicado.

La propuesta del Gobierno catalán considera que

  • No tiene afectación en los espacios naturales protegidos.
  • No pone en riesgo el desarrollo del puerto.
  • Minimiza los impactos acústicos sobre las urbanizaciones del entorno.
  • Impulsa la conectividad intercontinental del aeropuerto promoviendo los vuelos de largo radio y corrigiendo el excesivo peso de los vuelos de low cost.
  • Impulsa el papel complementario de los aeropuertos de Girona y Reus.

En este sentido, el Gobierno propone mantener la configuración actual de pistas del aeropuerto de Barcelona la mayor parte del año, pero plantea un cambio en la configuración de la operativa de las pistas en los momentos de más necesidad, en que se logra el máximo de la capacidad disponible del aeropuerto y en que se prevé que haya una mayor demanda de vuelos de largo radio. La solución es la siguiente:

  • Pistas semisegregadas la mayor parte del año, que es la configuración actual.
  • Pistas independientes los meses de julio y agosto de 10 h a 14h, que es cuando se prevé que haya más demanda de vuelos de largo radio y condiciones atmosféricas más adversas, lo cual obliga a más vuelos a despegar desde la pista tierra.

La propuesta, que se tendría que implementar cuando las limitaciones de capacidad futura del aeropuerto lo exijan, incluye la construcción de la terminal satélite, prevista ya en el Plan Director de 1999 y nunca ejecutada, que permitiría mejorar la eficiencia operativa del aeropuerto, así como impulsar el papel complementario de los aeropuertos de Reus y Girona, “hoy infrautilizados”, según la Generalitat. De este modo, el crecimiento cuantitativo de la oferta (vuelos de corto radio, punto a punto, bajo coste) tendría que canalizarse hacia estos dos otros aeropuertos comerciales.

El plan no renuncia a la inversión de 1.700 millones de euros  propuesta por Aena en el 2021, sino que los fondos dedicados a la ampliación de la pista (262 millones) se destinarían a diseñar y ejecutar un plan de mitigación del ruido, tanto en el ámbito aeroportuario (diseño de trayectorias, procedimientos de aproximaciones y salidas, regulaciones e incentivos tarifarios) como en el ámbito de las zonas residenciales.

La propuesta del Gobierno catalán “tiene que venir acompañada de un nuevo modelo de gobernanza que permita a la Generalitat, a las administraciones del territorio y a las organizaciones del tejido económico y social del país participar e incidir en las decisiones de planificación estratégica y en la orientación de la política aeroportuaria”, según el acuerdo alcanzado este martes por parte del Ejecutivo de la Generalitat.