Un año lleno de grandes oportunidades para la logística

Isabel Núñez

Gerente de Medio Ambiente y Sostenibilidad de Transfesa Logistics

El 2021, Año Europeo del Ferrocarril, ha sido una llamada de atención de la Unión Europea a instituciones, organizaciones y sociedad en general para despertar la conciencia colectiva frente a la emergencia climática. El transporte emite más del 25% del CO2 antropogénico por lo que la necesidad de descarbonizar este sector cambiando el actual modelo hacia uno más sostenible y respetuoso con el medio ambiente, ha sido el foco de esta iniciativa.

Por ello, entendemos que el futuro es la intermodalidad, con una combinación de medios en el que el tren está llamado a tener el papel protagonista, por ser el medio de transporte con menor huella de carbono. Comparado con la carretera, el ferrocarril reduce las emisiones en una media del 80%, además de consumir 6 veces menos energía y emitir 8 veces menos contaminantes a la atmósfera.

Conseguir cadenas de suministro libres de emisiones 

Las previsiones indican que en el año 2030 se incrementará en un 30% el volumen de mercancías transportadas. Si estas son asumidas por la carretera, la vía de transporte predominante con un 94% de la cuota modal en nuestro país, las emisiones de gases de efecto invernadero se incrementarán en 80 millones de toneladas cada año hasta llegar a esa fecha. 

Sin embargo, si aumentamos la participación de la carga ferroviaria al 30% en Europa para el 2030, evitaremos 1 millón de camiones adicionales en circulación, generaremos una ganancia económica de 100.000 millones de euros, debido a los menores costes externos, y eliminaremos 290 millones de toneladas de emisiones de CO2. Unas cifras que se deben tener muy en cuenta si queremos alcanzar los objetivos del Acuerdo de París, el Green Deal o el ODS 13 de la Agenda 2030.

Y aunque una combinación intermodal inteligente vertebrada en el ferrocarril para cubrir las largas distancias es la clave de la descarbonización del sector, no podemos estigmatizar al camión, que es un aliado fundamental para cubrir la primera y última milla. De esta manera y en el corto plazo, dado que la tecnología ya está disponible, se pueden conseguir cadenas de suministro libres de emisiones con la combinación de tren y camión eléctrico alimentado con energías renovables. 

Rutas intermodales “puerta a puerta”

Por lo tanto, el objetivo ahora es poner en valor las soluciones logísticas de alta eficiencia, respetuosas con el medio ambiente y donde se garantice un servicio de excelencia al cliente final, como el que proporciona Transfesa Logistics al mercado a través de sus rutas intermodales “puerta a puerta”.

En ellas el ferrocarril es el eje central, dotado con los últimos adelantos tecnológicos desarrollados por la propia compañía, gracias a nuestro impulso sostenido en I+D y la digitalización de los procesos. Esto junto a nuestra decidida lucha contra el cambio climático y la seguridad de nuestro sistema, está consiguiendo que cada día más empresas suban sus mercancías al tren y apuesten por la sostenibilidad. 

Un buen ejemplo de ello es la conocida ruta CoolRail powered by Transfesa Logistics, operada junto a EuroPool System (EPS). La línea, que ha tenido una gran acogida en toda Europa, opta por un suministro de frutas y verduras de la huerta española más respetuosa con el medio ambiente. Se trata de una alternativa con una demanda en constante crecimiento que ha transformado el concepto de la logística del frío.

Un gran número de empresas del sector hortofrutícola, supermercados y cooperativas se han sumado ya al reto del cambio climático con este nuevo servicio. Su apuesta por el tren es una muestra de la gran concienciación que tienen sobre la importancia de cuidar el entorno donde realizan su actividad. Quieren negocios responsables y contribuir al máximo a la reducción de la huella de carbono, pero con una propuesta competitiva, rápida y fiable. 

En Transfesa Logistics estamos convencidos de que combinar lo mejor de cada medio de transporte, aumentar la presencia de las redes ferroviarias y aplicar la tecnología más avanzada hará que el sector de la logística contribuya a acelerar el necesario cambio hacia una economía más sostenible y responsable. Somos parte de la solución y esperamos que, al ceder el testigo del Año del Ferrocarril a las nuevas generaciones en el Año de la Juventud 2022, acojan nuestra propuesta como la herramienta que nos llevará a alcanzar los objetivos climáticos y a salvaguardar la salud de nuestro planeta.