EE UU frena la importación de vehículos eléctricos chinos

Biden cuadruplica los aranceles a los coches eléctricos del gigante asiáticos para proteger la industria norteamericana

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha anunciado su intención de imponer nuevos aranceles a las importaciones chinas por un valor de 18.000 millones de dólares, con el fin de “proteger a los trabajadores y empresas estadounidenses de las prácticas comerciales desleales de China”, según comunica la Casa Blanca.

Los productos en los que más se elevaría la tasa arancelaria serían los vehículos eléctricos, que pasarían de tener unos aranceles del 25% al 100%.

Aranceles para frenar las importaciones chinas

El Gobierno estadounidense achaca la intensificación de los aranceles a un crecimiento del 70% de las exportaciones chinas de vehículos eléctricos, “poniendo en peligro inversiones productivas en otros países”.

Según el comunicado, la tasa arancelaria del 100% respondería a la visión de Joe Biden de “garantizar que el futuro de la industria automotriz se fabrique en Estados Unidos por trabajadores estadounidenses”, una medida que iría acompañada de ayudas al sector nacional.

En este sentido, las baterías de iones de litio para la fabricación de vehículos eléctricos también experimentarán un aumento en sus aranceles, que pasarán del 7,5% al 25% en el 2024.

Paralelamente, los aranceles sobre las baterías de iones de litio que no se destinen a la producción de vehículos eléctricos aumentarán en la misma cantidad, aunque lo harán a partir del 2026.

El incremento de las tasas a la importación también afectará a las grúas portuarias chinas

El incremento de la tasa arancelaria también afecta a otros productos, como son las grúas ship-to-shore. En este sentido, los aranceles a este segmento pasarán del 0% al 25%, y apuntan que el movimiento busca “reconstruir la capacidad industrial de EE. UU. y producir grúas portuarias con socios confiables”.

La Casa Blanca añade que se trata de una razón de “seguridad de la cadena de suministro” y alienta a los puertos del mundo a “utilizar proveedores confiables”.

Otros de los productos que van a sufrir un incremento de sus aranceles serán el acero y el aluminio, los semiconductores, los paneles solares y los productos médicos.