Asetrabi reivindica la resiliencia y el reconocimiento del sector

La Asamblea General de la Asociación Empresarial de Transportes de Bizkaia (Asetrabi) constató la profesionalidad y capacidad de servicio a la población y a la economía del país durante la crisis del Covid-19 pero también alertó sobre las graves amenazas que debe afrontar el sector y sus empresas.

La Asamblea General de la Asociación Empresarial de Transportes de Bizkaia alerta sobre las graves amenazas que debe afrontar el sector

En su intervención, la presidenta de la asociación, Sonia García, señalo al referirse al 2020 que “fue el ejercicio de los proyectos aplazados, las expectativas congeladas y la incertidumbre. Elaño en el que nuestro sector demostró que su capacidad de superación y resistencia, lo que ahora se conoce por resiliencia, es una de nuestras señas más profundas de identidad”. “Sin tener clara su propia supervivencia, nuestras empresas han demostrado más y mejor que nunca su papel esencial en el abastecimiento de la población y la industria”, añadió a continuación.

Además de abordar las repercusiones de la crisis de la Covid-19, los asistentes a la asamblea dieron su visto bueno a la continuidad un año más de los actuales miembros de la Junta Directiva, repasaron la memoria de actividades efectuadas el pasado año y analizaron los principales asuntos que afectan específicamente al sector del transporte de mercancías por carretera.

Sonia García y Arturo Fuica, presidenta y vicepresidente de Asetrabi

Un largo listado de obstáculos

Dentro de estas últimas cuestiones, los asociados trataron con mayor detenimiento los temas relativos a la interpretación de distintas disposiciones del Reglamento de Ordenación de los Transportes Terrestres (ROTT), la lucha contra el dumping, la competencia desleal resultante de la existencia de diferentes convenios, el alza del precio de los combustibles, el descontento por la próxima aprobación de las 44 toneladas y por la regulación de la carga y descarga, la anunciada implantación de nuevos peajes y del pago por uso de las carreteras, las reclamaciones contra los cárteles de camiones y de las petroleras, los problemas derivados de las paralizaciones de las labores de carga y descarga, la necesidad de las empresas del sector de establecer alianzas entre sí para mejorar las condiciones de contratación, el borrador del Plan de Impulso de la Sostenibilidad del Transporte de Mercancías por Carretera, (Plan Impulsa), la imprecisión del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, la falta de ayudas para la renovación de flotas, la dificultad para hallar nuevos conductores, la falta de ayudas a las empresas y autónomos del sector por el Covid-19, la reactivación de la pérdida de honorabilidad, la eliminación del requisito de antigüedad media de la flota, la modificación de la LOTT para establecer el régimen sancionador en el transporte, la labor del Grupo de Trabajo del Documento Electrónico de Transporte y las consecuencias de la aprobación del Paquete de Movilidad.

Crecimiento, conocimiento y reconocimiento

Respecto a las actividades programadas en el segundo semestre de este año, la presidenta Sonia García expresó la voluntad de la Junta Directiva de intentar “avanzar por todos los medios en tres vectores esenciales: crecimiento, conocimiento y reconocimiento”. Con tal fin, Asetrabi se propone recuperar sus planes para avanzar en cinco cuestiones. De un lado convocar jornadas técnicas sobre temas tanto empresariales como sectoriales, además de organizar sesiones de cooperación y trabajo en red entre empresas asociadas y entre empresas de las provincias próximas. En otro orden de cosas, Asetrabi intentará estrechar la colaboración con instituciones como el Instituto Vasco de Logística (IVL), UniportBilbao, el Departamento de Transportes de la Diputación Foral de Bizkaia, la Dirección de Planificación del Transporte del Gobierno Vasco, el Foro de Movilidad de Bilbao y Aparkabisa, entre otras, además de suscribir convenios con asociaciones y organizaciones afines. Por último, Asetrabi planea mantener e incrementar las relaciones con los proveedores.

Sonia García en la reciente presentación de El Canal de Bilbao

En el 2020, pese a las “limitaciones que impuso la pandemia”, indicó la presidenta, Asetrabi mantuvo sus relaciones de cooperación con las instituciones señaladas y prestó su apoyo a las empresas del sector del transporte por carretera de Bizkaia con los medios de gestión, formación e información a su alcance. Así, además de sus habituales tareas de tramitación administrativa al servicio de las empresas, Asetrabi organizó 15 cursos en los que se inscribieron 219 alumnos, envió 222 circulares y 46 boletines informativos y mantuvo una activa y creciente presencia en las redes sociales. En relación con el presente ejercicio, Sonia García expresó su confianza en que sus datos de cierre “reflejen la estabilidad y el crecimiento que deseamos y merecemos”.

Distintas varas de medir

Sonia García Díaz, expresó su decepción por el trato de las instituciones públicas a las empresas del sector tras desatarse la pandemia. “Cuando casi todo el mundo estaba parado, nosotros estuvimos ahí para lo que necesitaran, pero a la hora de definir medidas excepcionales no contaron con nosotros. No podíamos acceder a los Erte ni a los planes Renove, pero sí soportar las obligaciones de usar vías de peaje y de invertir en vehículos menos contaminantes, aunque mucho más caros”. A continuación, se dirigió a las administraciones competentes para decirles “alto y claro” que las empresas del sector ya pagan más impuestos que el resto de contribuyentes y que, si no comparten esa afirmación, les propone que envíen un cálculo detallado que explique “a dónde va cada céntimo de euro de los diferentes impuestos que pagamos”.

La presidenta comparó la distinta vara de medir entre los incrementos de la electricidad y de los combustibles, cuya repercusión en el consumidor final es más difícil, por lo que los empresarios del transporte “podemos ayudar a la recuperación económica de todos los sectores, menos del nuestro”.

“Estoy segura de que la palabra resiliencia, que ahora todo el mundo sabe lo que significa, la inventamos nosotros. Encadenamos las crisis porque todas nos afectan: las propias del sector más las que castigan a todo el mundo. Parecía el pasado año que las administraciones se habían dado cuenta de ello, pero pronto se han olvidado”. Sonia García dijo que “no estamos entre los sectores más fuertes de la economía” por lo que considera injusta la obtención de nuevos ingresos a su costa.

Anterior artículoLa comunidad portuaria de Algeciras creará una mesa de trabajo para trazar estrategias conjuntas
Siguiente artículoNace el Foro Español de Referencia Marítima