Ayuntamiento y puerto de Sevilla acuerdan completar la integración puerto-ciudad con suelo para viviendas

Ambas instituciones trabajan para favorecer la integración del puerto en la ciudad con la planificación de un nuevo distrito urbano portuario en el que confluyan usos residenciales, terciarios, de equipamiento, zonas verdes, nuevas calles y paseos

La Autoridad Portuaria de Sevilla (APS) y el Ayuntamiento han alcanzado este martes un acuerdo para iniciar una modificación del planeamiento urbanístico del ámbito ARI-DBP-08, situado en la margen oriental de la avenida de Las Razas. Este ámbito reducirá su edificabilidad un 30% y pasará de una calificación de Servicios Avanzados a usos residenciales y terciarios. De esta forma, se completará la reordenación de la zona de transición del puerto a la ciudad ya avanzada con la modificación del planeamiento en los suelos de la cabecera ·este del Batán con posibilidades para equipamientos, usos terciarios y espacios libres; y con el proyecto del distrito urbano portuario con espacio para sedes de iniciativas de emprendimiento, innovación, comerciales y de ocio.

El presidente de la Autoridad Portuaria de Sevilla, Rafael Carmona; el alcalde, Juan Espadas, y el delegado de Hábitat Urbano, Turismo y Cultura, Antonio Muñoz, han anunciado el inicio del proceso para la ejecución de este acuerdo diseñado en un marco de colaboración y lealtad institucional, planteado para el interés general de la ciudad y que se tramitará con el máximo rigor técnico. Una vez alcanzado el acuerdo se iniciará la tramitación ambiental previa y posteriormente la modificación del Plan General de Ordenación Urbanística con los correspondientes informes sectoriales y procesos de exposición pública y participación.

En palabras del presidente de la APS, “tanto el Ayuntamiento de Sevilla, como la Autoridad Portuaria, hemos coincidido en que la mezcla de usos en esta zona va a favorecer un desarrollo más armónico, equilibrado y sostenible, dando respuesta a las demandas ciudadanas y haciendo los espacios más vivibles”.

Además, esta actuación completará los usos del nuevo distrito urbano portuario, que se desarrollará al Sur de la ciudad en el muelle de Tablada, la avenida de Guadalhorce, los tinglados, naves y almacenes del Puerto, y en la avenida de Las Razas. “La cercanía del campus universitario, los centros hospitalarios; así como la futura oferta de equipamiento y ocio del distrito urbano portuario requerirán de la incorporación de estos nuevos usos residenciales”, ha apuntado el presidente; quien destacó que el “objetivo es la creación de un nuevo barrio que se adueñe de los muelles, de las naves y de los tinglados; con modernos equipamientos, zonas verdes, nuevas calles y paseos junto al rio de Sevilla”.

En concreto, el acuerdo afecta a una franja de suelo de aproximadamente 165.000 metros cuadrados de superficie del puerto de Sevilla en el que se suceden naves y almacenes que separan la ciudad del nuevo distrito urbano portuario. El PGOU, en su aprobación definitiva, calificó estos suelos con un uso de servicios avanzados con una edificabilidad de 137.000 metros cuadrados de techo, lo que, en la práctica, desde el punto de vista volumétrico suponía implantar una pantalla edificada de alturas de hasta 11 plantas entre la Avenida de las Razas y la zona residencial al oeste de la Avenida de la Palmera.

Por este motivo, se plantea la modificación de la ficha del PGOU aplicada al ámbito ARI-DBP-08 para destinarla a uso residencial y con una reducción de la edificabilidad de casi un 30%. Así pasará de más de 137.000 metros cuadrados a 98.000, lo que favorecerá la transición puerto-ciudad y la permeabilidad de la ciudad hacia la dársena. En este terreno se destinarán 57.400 metros cuadrados a vivienda libre; 24.600 metros cuadrados a vivienda protegida; y 16.000 metros cuadrados a usos terciarios.

Esta modificación permitirá equilibrar los distintos usos al sur de la ciudad, al combinar residenciales y terciarios, con dotacionales de la Universidad y con los proyectados para el nuevo distrito urbano portuario, donde confluirán las actividades productivas, culturales y comerciales, zonas verdes, así como el atraque de cruceros.

Anterior artículoEl proyecto Cal-lípolis persigue convertir el Camp de Tarragona en nodo logístico estratégico
Siguiente artículoBytemaster y Project 44 unen sinergias