El puerto de Barcelona cierra el balance 2023 con una cifra de negocio récord de 189 M€

Los ingresos del recinto catalán alcanzaron un nuevo récord en el 2023, un año marcado por la incertidumbre económica y las crisis geopolíticas

El puerto de Barcelona ha presentado este viernes los datos económicos y de tráficos del último año, en el que consiguió aumentar en un 4,4% la cifra de negocio con respecto al año anterior, un balance récord a pesar de la disminución de sus tráficos totales y de los beneficios. En concreto, cerró el 2023 con 189 millones de euros de ingresos, superando los 181 millones del 2022. Y aunque el tráfico total se vio resentido, el segmento de los vehículos consiguió unos datos muy positivos. 

El resultado de explotación sí que se vio reducido en comparación con el del 2022, con una caída del 18,5%, pasando de los 54 millones del 2022 a los 44 millones del 2023. Esto se debe al incremento en sus gastos derivados del mantenimiento de la infraestructura, el aumento en el salario de la plantilla y el desplazamiento de la terminal de cruceros del World Trade Center al muelle Adossat. 

El presidente del puerto de Barcelona, Lluís Salvado; el director general, José Alberto Carbonell, y la subdirectora general y responsable del Departamento Económico Financiero, Miriam Alaminos, han puesto números a un año marcado por las crisis geopolíticas y, especialmente, los efectos que tuvo la crisis del Mar Rojo en la última semana del 2023. 

En este sentido, como mencionábamos al principio, han subrayado los buenos resultados de su cifra de negocio, un aumento que se debe a la finalización del plan de recuperación para paliar los efectos del Covid, que ha supuesto unos beneficios de 27,6 millones de euros desde el inicio de la pandemia para toda la comunidad portuaria. 

Asimismo, han destacado los datos económicos de las empresas que pertenecen a la corporación del puerto de Barcelona, un total de 16 sociedades que participa el recinto catalán. En esta línea, la facturación agregada sumó un total de 344 millones de euros, generando 1.481 puestos de trabajo. 

Los vehículos lideran los crecimientos

Respecto al tráfico de mercancías el puerto de Barcelona ha sufrido un descenso del 9,8%, pasando de 71 millones de toneladas a 64 millones en el último año “tras un contexto internacional complejo y cuyos conflictos geopolíticos como el del Mar Rojo han afectado a los tráficos de la última semana del año”, como ha destacado Carbonell. 

Los contenedores también han sufrido pérdidas, con un movimiento de 3,3 millones de teus, un 7% menos que en el 2022. Las pérdidas en este segmento vienen dadas por la disminución del 20% en los transbordos, “muy susceptibles a los cambios de las navieras” como ha destacado Carbonell. También se debe a las exportaciones, que han caído un 12% por las disminuciones en prácticamente todos los sectores. 

No obstante, el tráfico del hinterland del puerto de Barcelona ha experimentado una moderación de su descenso, sumando 33,7 millones de toneladas y una caída del 4,3%, una cifra ligeramente inferior a los 33,8 millones del 2021 y los 35,2 millones del 2022. Otro dato que ha destacado ha sido el del cabotaje, que ha tenido un importante repunte del 18%. 

Lluis Salvado, presidente del puerto de Barcelona
Lluís Salvadó, presidente del puerto de Barcelona

“El puerto de Barcelona se ha convertido en el principal hub de entrada de vehículos eléctricos fabricados en China y con destino al Sur de Europa y el Mediterráneo”

A pesar de los descensos en la mercancía general, Salvadó ha subrayado los buenos datos que ha conseguido el tráfico de vehículos en el puerto de Barcelona. En concreto, ha experimentado un crecimiento del 33,7%, sumando 790.000 unidades, un incremento donde destacan las exportaciones, con una subida del 26%, y las importaciones, aumentando un 54% hasta llegar a las 246.000 unidades, superando en un 16% el anterior récord alcanzado en el 2017 (238.723). 

“El puerto de Barcelona se ha convertido en el principal hub de entrada de vehículos eléctricos fabricados en China y con destino al Sur de Europa y el Mediterráneo”, ha incidido Lluís Salvadó. En este sentido, el 34% de todos los vehículos que entran por el puerto de Barcelona son eléctricos, y de estos, el 92% vienen de China. 

Jose Alberto Carbonell, director general del puerto de Barcelona
José Alberto Carbonell, director general del puerto de Barcelona

“El puerto de Barcelona ha sufrido un descenso del 9,8% en el tráfico de mercancías tras un contexto internacional complejo y cuyos conflictos geopolíticos como el del Mar Rojo han afectado a los tráficos de la última semana del año”

Los sólidos a granel también registraron un récord, con un movimiento de 4,8 millones de toneladas y un crecimiento del 5,6% respecto al 2022. Carbonell ha justificado este aumento por la subida de las importaciones (+15%), especialmente a raíz de los crecimientos de los cereales (+34%) y la soja (+14%). Por lo que respecta a los cereales y las harinas, la subida se concentra en el maíz, que debido a la sequía y las malas cosechas, se ha importado más que en años anteriores. 

Los líquidos a granel, por su parte, se quedaron en 13 millones de toneladas, con una caída del 17,1% tras los descensos en los derivados del petróleo como la gasolina (-54%), y las importaciones de GNL (-20,5%). La gasolina se ha visto afectada por unos precios del petróleo a la baja y una demanda débil, mientras que el gas natural imita la demanda a la baja debido a un mayor uso de renovables, y porque el puerto de Barcelona “dispone de reservas como consecuencia de la guerra de Ucrania”, como ha apuntado Carbonell.

En cuanto al tráfico ro-ro, se han registrado 414.000 UTIs, una cifra muy similar a la del 2022, y con una ligera caída del 1,3%. 

Y por lo que respecta al tráfico de pasajeros, el movimiento de personas ha crecido un 34,9% por el aumento de la ocupación de los buques que han operado en el puerto de Barcelona. En concreto, los cruceristas se han incrementado en un 52,9% (3,5 millones de pasajeros).

”Nos protegemos de los efectos derivados del entorno macroeconómico y geopolítico de estos últimos meses y asumimos los grandes proyectos a los que se enfrenta el puerto de Barcelona en los próximos años, que requerirán de importantes políticas e inversiones”, ha incidido Miriam Alaminos para terminar.

Miriam Alaminos, subdirectora general y responsable del Departamento Economico Financiero
Miriam Alaminos, subdirectora general y responsable del Departamento Económico Financiero

“Nos protegemos de los efectos derivados del entorno macroeconómico y geopolítico de estos últimos meses y asumimos los grandes proyectos a los que se enfrenta el puerto de Barcelona”