Barcelona coordina el primer simulacro del incendio de un coche eléctrico en un ferry de GNL

La Capitanía Marítima de Barcelona de la Dirección General de Marina Mercante y dependiente del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana coordinó el 27 de marzo el primer simulacro de incendio provocado por un coche eléctrico en un ferry impulsado por gas natural. Desde el Centro de Coordinación de Salvamento (CCS) del puerto de Barcelona, un comité encabezado por el capitán marítimo, Javier Valencia, ha gestionado el citado simulacro, que ha contado con la intervención de unidades de Salvamento Marítimo, del Cos de Bombers de la Generalitat de Catalunya, de Bombers de Barcelona y el puerto de Barcelona, entre otros.

Este ejercicio se ha hecho para evaluar la operatividad de los protocolos de comunicaciones existentes entre los participantes en la emergencia y para analizar qué maniobras son las más adecuadas a la hora de la intervención. Además, durante el simulacro se activó el procedimiento para el caso de un buque necesitado de asistencia, ya que el ferry ha accedido al puerto con el incendio controlado, pero no extinguido, y allí ha desembarcado el pasaje y se ha terminado de sofocar el fuego.

Capitanía Marítima de Barcelona coordinó el ejercicio

Operativa del simulacro

Casi un centenar de especialistas, entre bomberos, personal de tripulación de las embarcaciones de Salvamento Marítimo y del ferry de Baleària, técnicos del CCS de Barcelona, técnicos y operativos de bomberos y de policía del Port además de expertos de la Capitanía Marítima han participado en el ejercicio, que comenzó, a las 17.30 horas, cuando el capitán del ferry de la naviera Baleària, procedente del puerto de Alcúdia con pasaje y vehículos, dio el aviso de incendio al CCS.

La novedad en este ejercicio es doble: el ferry usa como combustible gas natural licuado (GNL) y el almacén y uso del GNL como combustible plantea un escenario diferente al de un buque con propulsión convencional en la gestión de incendios y emergencias. Por otra parte, el foco de la emergencia ha sido un incendio provocado por un vehículo eléctrico que se encontraba justo debajo de los depósitos del gas. Se ha elegido este tipo de vehículos porque cada vez hay un mayor incremento del transporte de coches eléctricos en los ferrys ropax y eso también conlleva una serie de peculiaridades a la hora de acometer la emergencia marítima.

Unidades de Bombers, que recibieron formación específica sobre este tipo de intervenciones, se trasladaro hasta el ferry a bordo del helicóptero Helimer de Salvamento Marítimo para apoyar a bordo el control del incendio. También se movilizaron en el operativo el buque “Punta Mayor” y las salvamares “Mintaka” y “Polaris” de Salvamento Marítimo.

Imágenes del simulacro

En el desarrollo del ejercicio Capitanía Marítima puso en marcha el procedimiento de “lugar de refugio” para practicar la asistencia a un buque con pasaje y un incendio a bordo hasta su atraque en el Port. En este sentido, se puso a prueba los procedimientos de emergencia del propio buque, que llegó a puerto con el incendio controlado, pero no extinguido, y una escora de 5 grados provocada por la acumulación del agua utilizada en la intervención.

La Autoridad Portuaria de Barcelona activó también su Plan de Autoprotección (PAU) en nivel 1 para preparar la llegada segura del buque a puerto, desembarcando el pasaje y completando la extinción del incendio con la ayuda de los medios de tierra. En estas operaciones han participado miembros del Cuerpo de Policía Portuaria y de Bombers de Barcelona, para controlar el perímetro y extinguir el incendio.

Anterior artículoLa ministra de Industria se interesa por la industria naval y la economía azul
Siguiente artículoSetemar lanza nuevos servicios de trincaje y para siniestros de contenedores