Bergé apuesta por los cruceros para la recuperación del turismo

La actividad de Bergé para dar soporte logístico a los cruceros supera ya los 25 años de experiencia y se ha convertido en una de las agencias más importantes de España, operando cada año más de setecientos cruceros de las principales navieras.

Por ello, la compañía contribuirá activamente en el diseño de la estrategia postcovid para el sector crucerístico durante la celebración del International Cruise Summit de Madrid, el principal evento del sector en Europa que tendrá lugar los próximos 1 y 2 de diciembre de forma híbrida, con asistencia física u online.

Durante estos dos días, profesionales de la alta dirección de las principales compañías del sector compartirán sus puntos de vista sobre el retorno seguro de las operaciones, las nuevas estrategias de las compañías de cruceros, excursiones y destinos, nuevas inversiones, la modificación de la flota y fórmulas para devolver la confianza a los clientes.

Recuperar la confianza

En este contexto, el operador logístico Bergé que atiende anualmente al 16% de los cruceros que llegan a España con más de un millón de pasajeros a bordo, destaca que, a la reapertura de varias compañías bajo estrictos controles sanitarios, se sumará la obligación de realizar tests de coronavirus previos al embarque, tanto a pasajeros como a tripulantes, en aquellos buques con una capacidad superior a 250 pasajeros.

Estas nuevas medidas servirán para recuperar la confianza de los clientes y alentar la actividad del sector, después de haber sido uno de los más perjudicados por una pandemia que obligó a las navieras a cancelar todas sus rutas.

Bergé apuesta por este sector para la recuperación del turismo en nuestro país, donde llegaban más de 10,5 millones de cruceristas al año antes de la pandemia. De hecho, la industria de cruceros venía generando una actividad próxima a los 4.500 millones de euros anuales y creando unos 33.400 empleos.

La actividad logística de Bergé dentro de este sector es la de aporta un servicio integral a los buques, ofreciendo facilidades tanto a armadores como a las principales líneas de cruceros en logística y estiba de provisiones, agencia y servicios auxiliares (gestión aduanera, así como la atención a pasajeros y tripulantes en términos de movilidad, alojamientos o manipulación de equipajes) y avituallamiento.

Anterior artículoNuevo compás de espera en la huelga de la estiba en el puerto de Bilbao
Siguiente artículoNueve puertos españoles crecen en tráfico en octubre