Bergé gestionará la logística de Celsa en el puerto de Baiona

Se cumplen ahora diez años desde que la compañía Bergé comenzara a ejercer su actividad como empresa estibadora en el puerto de Baiona, aunque su presencia en el puerto vasco francés data del año 2006. La compañía está fuertemente incardinada en el puerto de Baiona y, con su director Etienne Aubert al frente, utiliza todo su “saber hacer” para incrementar los tráficos a través de la dársena vasco francesa.

En este sentido, ahora Bergé anuncia que va a gestionar la logística del grupo siderúrgico Celsa en el puerto de Bayona, con una previsión de mover un total de 650.000 toneladas de mercancías anuales. Este acuerdo ahora anunciado refuerza la alianza entre Bergé y Celsa después de que el pasado verano se cerrara un acuerdo sobre la gestión de los tráficos de exportación provenientes de la planta de Castellbisbal (Barcelona) y que se desarrollan en el puerto de Tarragona. En conjunto, Berge gestionará un millón de toneladas para dicho cliente entre ambos puertos.

Instalaciones de Celsa en el puerto de Baiona
Instalaciones de Celsa en el puerto de Baiona

De esta manera, Bergé consolida su apuesta por el sector siderúrgico, de amplio arraigo e impacto económico en ambos lados de la frontera. Cabe recordar que el puerto de Baiona juega un papel preponderante en el lado vasco-francés. Junto con Laminoirs des Landes, Celsa es una de las dos empresas del sector presentes en la infraestructura vascofrancesa. Entre ambas siderúrgicas rondan el millón de toneladas de total de tráficos que el puerto de Baiona gestiona anualmente.

En el sector siderúrgico, Bergé abarca toda la cadena de valor, desde la consignación, la estiba y la gestión aduanera, al almacenaje, el transporte y la logística de valor. Todo ello con un alto grado de eficiencia en la manipulación de las mercancías, desde materias primas hasta productos acabados como bobinas, perfiles, alambrón y chapa industrial, entre otras.

En conjunto, Bergé gestiona 5 millones de toneladas anuales de productos siderúrgicos al año desde 27 puertos en nuestro país y su única implantación en Francia, en el puerto de Baiona. Desde todas ella ofrecen ofreciendo al sector una amplia capilaridad geográfica, capacidad de almacenamiento y la atención de proximidad que los clientes requieren.