BEST se refrenda como la terminal de reefers más importante del Mediterráneo

La ampliación de BEST supone incrementar en casi un 50% los puntos de conexión para contenedores reefer, pasando de los 2.200 puntos fijos a los 3.200.

Como parte de su estrategia de convertirse en la terminal de contenedores refrigerados más importante de Europa, BEST da pasos agigantados en Barcelona. Su terminal en el recinto barcelonés no solo es la más importante de su categoría en el puerto catalán, sino que mantiene una posición de liderazgo en todo el Mediterráneo. 

En enero del 2023, se anunció que BEST ampliaría la capacidad de su terminal para contenedores reefer, que ahora se sitúa en unos 2.200 puntos fijos. Ahora, se ha anunciado que la expansión está prevista que finalice en el transcurso de este año, y que se hará de forma escalonada durante el 2024.

La ampliación que contempla BEST para su terminal supone incrementar en casi un 50% los puntos de conexión para los contenedores frigoríficos, pasando de los 2.200 puntos fijos a los 3.200. Esto se traduce en un incremento de más de 1.000 puntos de conexión, distribuidos en 7 bloques, afianzando la estrategia de BEST para el reefer en el Mediterráneo. 

Las soluciones de BEST para el reefer

BEST, como especialista en gestionar mercancía frigorífica, “es consciente del valor económico que puede llegar a tener un contenedor de este tipo”, como aseveran las fuentes consultadas. Por este motivo, ofrece un servicio integral y completo para garantizar la cadena del frío.

La oferta de servicios en la terminal abarca todos los aspectos vinculados con el mundo del frío, “dando un approach de full service”. Desde la preparación previa del contenedor, que incluye PTI (Pre Trip Inspection), lavado, ajuste de temperatura, hasta la reparación en caso de necesidad. También brindan el servicio de manipulación, tanto marítima como terrestre, la conexión y desconexión de los contenedores, la monitorización de las temperaturas y la asistencia en terminal en el caso de algún tipo de avería en un contenedor lleno. Asimismo, ofrecen un servicio de asistencia en buque, en caso necesario. 

Desde la terminal destacan que poder ofrecer todos estos servicios dentro de las mismas instalaciones “contribuye significativamente al ahorro de traslados de contenedores a los depósitos, lo que impacta directamente en la sostenibilidad y eficiencia, gracias a la reducción de emisiones de CO2”. 

BEST, valor diferencial

En este sentido, las instalaciones de BEST tienen diferentes características diferenciales con respecto a otras terminales, comenzando por el número de puntos de conexión, uno de los más elevados del Mediterráneo, y que se reforzará gracias a la ampliación. 

Otro de los aspectos por los que destacan es en el enfoque de las operaciones. En la gran mayoría de terminales, los contenedores frigoríficos se sitúan en la zona de tierra, muy alejados del muelle, y suelen estar muy concentrados en la misma zona para facilitar el acceso de los técnicos. Esta localización y concentración suele generar importantes cuellos de botella operativos, tanto terrestres, como marítimos, y se acaba traduciendo en bajas productividades.

Uno de los parámetros más importantes que se tienen en cuenta en las condiciones operativas entre la terminal y el cliente es el tiempo de desconexión. Existen cierto tipo de contenedores, sobre todo aquellos de atmósfera controlada o los ventilados y/o refrigerados, cuyos rangos de temperatura requieren de unos tiempos mínimos de desconexión. Para estos casos, BEST ofrece una operativa adaptada que permite cumplir con los requisitos de estos tipos de carga.

Por último, desde la terminal barcelonesa se han alineado estos últimos años con la apuesta del puerto de Barcelona por impulsar el ferrocarril. La intermodalidad está muy presente en BEST; de hecho, es una de las terminales que más movimientos de contenedores frigoríficos por modo ferroviario registra de la red de Puertos de Interés General. En este sentido, BEST ha apostado por el tráfico de contenedores con el Norte de España y Francia a través de Synergy, permitiendo una carga por viaje de unos 30 contenedores reefer. 

La carga refrigerada, una mercancía estratégica

La logística del frío es una de las decisiones estratégicas de la terminal BEST para el puerto de Barcelona. Como servicio de valor añadido que supone el reefer y gracias a su potencial de crecimiento, la terminal barcelonesa se ajusta a la creciente demanda de este tipo de mercancía. 

Se trata de una carga especialmente sensible, para la que es necesaria una gran logística detrás y, sobre todo, una infraestructura capaz de suministrar energía y mantener la cadena del frío de lo que se transporta, entre los que destacan no solamente los alimentos, sino también el material farmacéutico, hospitalario, químico e incluso electrónico.