Bizkaia avanza un peaje para camiones para el 2022

La Diputación Foral de Bizkaia (DFB) ha avanzado su intención de implantar un sistema de peajes, o “pago por uso” en las carreteras del territorio, siguiendo la estela del modelo implantado en Gipuzkoa, un sistema que ha movilizado al sector del transporte hasta el punto de iniciar acciones legales.

El diputado de Infraestructuras y Desarrollo Territorial, Imanol Pradales, propone la puesta en marcha de un sistema de pago por uso que permita “resolver los desequilibrios y avanzar hacia un modelo más eficiente”, en línea con las políticas más avanzadas de gestión y descarbonización del transporte de mercancías por carretera.

La propuesta consiste en poner en marcha un sistema de pago por uso que incentive a los grandes camiones de más de 3,5 toneladas a utilizar las vías de alta capacidad: «un sistema altamente implantado ya en toda Europa que se ha demostrado eficaz y va a contribuir decididamente a reducir las consecuencias negativas de los desequilibrios que se producen actualmente en vías como la N-240, BI-625 y el Corredor de Txorierri, así como a reducir las emisiones de CO2 y mejorar la seguridad en la red viaria», ha avanzado.

Se pretende recuperar los 88,6 m€ anuales del gasto en conservación y gestión de las carreteras

Según Pradales «la Unión Europea ya ha marcado el camino a los gobiernos para implementar una movilidad limpia, competitiva y sostenible”, refrendado por el documento del 2019 Directrices y Criterios Generales para la elaboración del Plan Territorial Sectorial de Carreteras«, de las Juntas Generales de Bizkaia. El diputado ha recordado que ese documento recoge la necesidad de poner en marcha un modelo que permita una utilización más racional de la red; internalizar los costes externos derivados del uso indebido de las infraestructuras por parte del tráfico de vehículos pesados; recuperar los costes de conservación y gestión de las carreteras, que suman 88,6 millones de euros al año en Bizkaia, y garantizar la igualdad de oportunidades independientemente del origen/destino de las mercancías.

Imanol Pradales, diputado de Infraestructuras y Desarrollo Territorial de Bizkaia

Protesta sectorial

La Asociación Empresarial de Transportes de Bizkaia (Asetrabi) dice desconocer la iniciativa de forma oficial, pero se suma a la posición general del del sector, de sobra conocida. Por su parte, la Asociación de Transportistas Autónomos/as Vascos/as (Asotrava) se ha mostrado más rotunda al trasladar su “disconformidad y oposición” a esta medida que no ha sido debatida ni consensuada con el sector. Amaia Martínez, Secretaria Técnica de Asotrava, ha manifestado que esta medida, “lisa y llanamente recaudatoria” para cubrir el déficit de las cuentas públicas, “no es fiscalmente progresiva” sino que ahonda en la crisis del transporte, un sector que en España representa el 5% del PIB y el 95% del movimiento terrestre de mercancías.

Señalan que el sector está “económicamente tocado” y que la medida supone una pérdida de competitividad para un colectivo que, medianta otras tasas e impuestos, asume más que de sobra el mantenimiento de las vías públicas, “por lo que se podría hablar claramente de un doble impuesto”. También reniegan del argumento medioambiental pues “el sector del transporte profesional en la UE representa menos del 6% de las emisiones de CO2, es decir, el 0,5% del total», por lo tanto, el foco de la contaminación medio ambiental “no está en el transporte”.

Visión europea

Desde la DFB señalan que la mayor parte de los gobiernos europeos ya aplica sistemas de pago por uso al transporte pesado y que las instituciones comunitarias han ido aprobando en los últimos años normativas que defienden los principios de «quien usa, paga» y «quien contamina, paga». En concreto, la Directiva 2011/76/UE ya regula la aplicación de gravámenes a los vehículos pesados de transporte de mercancías a fin de reducir las repercusiones negativas o externalidades de este tipo de transporte. «Para abordar esta transición hacia una movilidad más sostenible y ordenada es necesario utilizar el instrumento que se aplica en el conjunto de la UE. Ese instrumento es el sistema del pago por uso. Y supondrá aplicar un canon a los vehículos pesados utilizados para el transporte de mercancías por carretera y con un peso superior a 3,5 toneladas», ha explicado el diputado Pradales.

El sistema prevé la colocación arcos de control con sistema free-flow, equipados con detectores de tránsito e identificadores de vehículos para poder aplicar un canon sin necesidad de detener el tráfico. Los arcos destinados exclusivamente a los grandes camiones van a instalarse de manera gradual en las siguientes vías: N-240, BI-625, N-636, A-8 y Txorierri. «Estimamos que será necesaria la instalación de manera gradual de cerca de una treintena de arcos de control en las carreteras citadas. Quiero insistir en este punto: debemos encontrar un buen equilibrio entre el uso eficiente de la red de carreteras, su reordenación y la competitividad del sector del transporte de mercancías en Bizkaia, que no debe verse penalizado», ha subrayado Pradales.

Camiones a su paso por el municipio de Lemona

Otoño del 2022

Imanol Pradales insiste en que «para transitar hacia el nuevo modelo es necesario debemos contar con la luz verde europea” y que el sistema podría entrar en funcionamiento, al menos parcialmente, “en otoño del próximo año 2022». Es fundamental hacerlo de manera consensuada, gradual y teniendo en cuenta las necesidades del sector.

También apela a la seguridad jurídica al confirmar que la Comisión Europea establece una serie de condiciones para la implantación del sistema de pago por uso, como la no discriminación por nacionalidad, origen o destino del transporte, así como el Estado de matriculación del vehículo. Además, el sistema no debe suponer un obstáculo a la libertad de movimiento, por lo que se deberá fomentar el uso de nuevas tecnologías que permitan gestionar con mayor eficiencia la demanda de transporte. Por último, el sistema de incentivos y, en su caso, las cantidades recaudadas a través del canon deben destinarse a la financiación de los costes de construcción, explotación, mantenimiento y desarrollo de la red de infraestructura de que se trate, buscando optimizar el desarrollo de la totalidad del sistema de transportes, así como el beneficio del sector de transporte en su conjunto.

Impacto del sistema en la red viaria de Bizkaia

Sobre las mejoras que se pueden lograr, desde el departamento de Infraestructuras y Desarrollo Territorial se han avanzado algunas previsiones en diferentes ámbitos:

  1. Impacto en la red de carreteras y trasvase a la alta capacidad

4.000 grandes camiones que hoy circulan en un día laboral por carreteras comarcales se incorporarían a la red de alta capacidad. Más de 1 millón al año.

  1. Impacto por reducción de accidentalidad y mejora de la seguridad vial
  • Reducción de un 10,2% de accidentes. En 2019 tuvieron lugar 855 accidentes con camiones implicados
    • 44 accidentes menos en la N-240 (58% menos)
    • 21 accidentes menos en la BI-625 (34% menos)
  1. Impacto por la reducción de emisiones de C02.

Se reducirán las emisiones un total de 7.140 toneladas CO2 al año. Es una reducción superior al 12,8% de las emisiones causadas por el transporte de mercancías.

  1. Impacto por ahorro de tiempo, costes y menos recorridos
  • Se estima una reducción de 13 millones de kilómetros recorridos, un 12,8% menos, gracias a los trasvases hacia los grandes corredores.
  • 1,9 millones de horas de conducción al año para el sector del transporte de mercancías.
  • Ahorro en el coste directo asociado para las empresas del sector de más de 51 millones de euros.
  • Ahorros en consumo de gasoil no realizado de más de 6,3 millones de euros.
  1. Impacto por la reducción de horas de tráfico denso y congestión

En la medida en la que se reducen los sobre recorridos, la accidentalidad y se redistribuyen los tráficos de grandes camiones de manera equilibrada hacia los grandes corredores, se logra también una significativa reducción de la densidad de tráfico (aumenta la fluidez gracias a mayor velocidad media) y se reducen las congestiones en determinados puntos muy saturados de la red.

Anterior artículoEl Ministerio de Transportes propone ecoincentivos para aumentar la cuota ferroviaria hasta el 2030
Siguiente artículoEl puerto de Tarragona entra en el accionariado de TIM Monzón para potenciar la carga general