Brittany Ferries mejora el ahorro energético en su buque insignia

Como parte de la parada técnica anual del Pont-Aven, en la que siempre se realizan labores de mantenimiento, Brittany Ferries se prepara para realizar importantes mejoras a su buque insignia.

Estas mejoras consisten en aumentar la eslora del buque en unos 3 metros. A esta ampliación se le conoce como “cola de pato” en la popa y su función es la mejora del rendimiento hidrodinámico del barco. Se espera que, gracias a esta mejora, el Pont-Aven ahorre hasta un 10% en combustible.

Para cualquier naviera la hidrodinámica es una parte fundamental dentro de la sostenibilidad. Reducir la resistencia al deslizarse por el agua disminuye el consumo de combustible y, por tanto, las emisiones. Por eso el diseño del casco, largo y delgado, es una característica tan importante de los buques más nuevos de Brittany Ferries, como el Galicia, Santoña y el Salamanca. Pero también es la razón por la que se eligió la “cola de pato” como opción de reacondicionamiento para el Pont-Aven, que empezó a operar en el año 2004. 

El proyecto comenzó con simulaciones de dinámica de fluidos computacional desarrolladas por la oficina de diseño de Chantiers d’Atlantique en Francia. Los ingenieros estudiaron primero otras opciones en la proa. Se introdujeron en el programa de simulaciones una docena de posibles ajustes de diseño, pero todos revelaron escasos beneficios en cuanto a ahorro de combustible. Así que finalmente hubo que centrarse en la popa.

Pruebas de hidraulica del Pont-Aven en Hamburgo
Pruebas de hidráulica del Pont-Aven en Hamburgo

Ahorros del 10 + 5% en combustible

«Cuando estudiamos las mejoras en el diseño de la popa, los resultados de las simulaciones fueron mucho más prometedores», explica Brice Robinson, director de investigación y proyectos de Brittany Ferries. «De hecho, los datos apuntaban a una reducción significativa de alrededor del 10% con la incorporación de la “cola de pato” lo cual era muy prometedor».

El siguiente paso fue poner a prueba la teoría. Brice y su equipo volaron a Alemania, a Hamburg Ship Model Basin (HSVA), en Hamburgo, que cuenta con una piscina de pruebas de 300 metros de largo. Allí fue donde Meyer Werft probó el casco del Pont-Aven en el 2002. Los planos originales del buque de Brittany Ferries permitieron recrear un modelo a escala de 7 metros del casco del Pont-Aven, con modificaciones en la popa. 

En total, se probaron tres “colas de pato” con formas diferentes, todas ellas basadas en los datos obtenidos en las simulaciones de dinámica de fluidos computacional. «La mejora fue evidente en cuanto el primer modelo salió al agua», añade Brice Robinson. «La prolongación del casco cambió inmediatamente la forma en que se asentaba, aplanando la estela turbulenta tras la popa y reduciendo así la resistencia alrededor de esta. Esto debería ser aún más significativo cuando se aplique a nuestro buque insignia, ya que ayudará a compensar el peso adicional de los sistemas de depuración de emisiones atmosféricas, instalados en el 2015”.

Una vez identificado el diseño de cola de pato más eficaz, los trabajos se programaron para que coincidieran con la parada técnica anual del Pont-Aven. Para aumentar aún más la eficiencia, Brittany Ferries también ha recurrido a su socio Wartsila para mejorar el diseño de las hélices. Esto podría suponer una mejora adicional de alrededor del 5% en la eficiencia de la propulsión cuando más adelante se instalen en el buque insignia de Brittany Ferries.