Brittany Ferries, entre la incertidumbre y la esperanza

La naviera Brittany Ferries recupera tráficos tras el descenso de la pandemia, pero no consigue volver a las cifras de resultados del periodo anterior. A pesar de la apertura de nuevas líneas de negocio, el tránsito de mercancías se ha resentido en un 17,3% mientras que el pasaje se ha reducido aún más, con una contracción del 26%.

Cabe recordar que Brittany Ferries mantiene líneas abiertas para carga y pasaje desde el puerto de Bilbao con Reino Unido e Irlanda y también ofrece servicios desde el puerto de Santander.

Así lo indican los resultados publicados del año fiscal que muestran un descenso del 27% en el transporte de mercancías en las rutas Reino Unido – Francia, y un descenso del 22% en las rutas Reino Unido – España. Por su parte, la ruta Francia – Irlanda crece un 606% y la que une España e Irlanda registra un incremento del 172%, unas cifras excepciones positivas en esta tendencia general a la baja.

En lo referido al pasaje, las líneas que unen Francia con Irlanda suman un 46% de incremento y las que conectan nuestro país con la isla verde también crecen un 9%, pero no pueden enjugar los malos datos de las líneas del Canal de la Mancha, que se reducen un 35%. Brittany Ferries se muestra optimista de cara al próximo año puesto que las previsiones en cuanto a reservas son positivas ahora que ya no existe ninguna restricción a la hora de cruzar fronteras.

Transporte de mercancías

Brittany Ferries muestra su preocupación por la caída de la demanda global en los servicios Reino Unido – Francia y España – Reino Unido, achacando a la influencia del Brexit en esta tendencia negativa. La naviera francesa afirma que “hará todo lo posible” para ofrecer a los operadores una alternativa a las travesías marítimas de corta distancia, ya que la crisis del Covid ha demostrado la necesidad de poder contar con opciones de transporte marítimo de mercancías.

A pesar del efecto negativo del Brexit en las rutas que conectan con el Reino Unido, también han surgido nuevas oportunidades para otras rutas de la compañía. Se han puesto en marcha nuevos servicios que conectan directamente Francia con Irlanda, aprovechando lo que se conoce como “Brexit by-pass” que evita el “puente terrestre de Reino Unido”, en el que se transportan mercancías entre Francia e Irlanda, cruzando por camión el Reino Unido. Los volúmenes en esta ruta se han multiplicado por más de seis hasta alcanzar las 9.587 unidades.

Lo mismo ocurre en la ruta España – Irlanda que también ha conseguido resultados muy positivos. Los volúmenes de carga aumentaron un 172%, alcanzando las 13.644 unidades de carga, con una tendencia creciente hacia las cargas no acompañadas o sin conductor, que representan el 45% del total transportado.

Aumenta el pasaje desde / hacia España

Los últimos 12 meses han mostrado un panorama optimista en muchas rutas de Brittany Ferries, pero también preocupante en otras. Las rutas largas como las de España – Reino Unido, han experimentado un aumento significativo del número de pasajeros, pero las que transitan por el Canal de la Mancha cuyas cifras son más preocupantes.

Las cifras con nuestro país aumentaron en total un 9% más, hasta alcanzar 320.364 pasajeros, algo que ha ayudado a Brittany Ferries a conseguir un balance positivo en este año, al igual que las conexiones entre Irlanda y Francia. Las cifras han aumentado gracias, en parte, al incremento de los servicios que unen Bretaña y Normandía con Cork y Rosslare, cuyas cifras aumentan en un 46%.

Los malos datos de las conexiones Francia – Reino Unido, que pierden un 35% y la línea entre Le Havre y Portsmouth, tiene una lectura favorable, pues en 2022 se ha superado la cifra de 1,2 millones de pasajeros, multiplicando casi por 6 los datos del pasado año. Según el director general de Brittany Ferries, Christophe Mathieu, “hay una serie de razones” para este rendimiento decepcionante, como puede ser la pérdida de la campaña navideña del año pasado por el cierre de las fronteras francesas. Otro motivo es la necesidad de portar pasaporte para los viajeros franceses de visita al Reino Unido, una consecuencia del Brexit que complica los planes de viaje hacia las islas.