Los buques producen el 13,5% de las emisiones del transporte europeo, por detrás de los modos terrestre (71%) y aéreo (14,4%)

Los buques producen el 13,5 % de todas las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes del sector transporte en la Unión Europea (UE), por detrás de las emisiones generadas por el transporte terrestre (71%) o aéreo (14,4 %). Estos datos se desprenden del primer informe medioambiental sobre el transporte marítimo europeo, publicado por la Agencia Europea de Medio Ambiente y la Agencia Europea de Seguridad Marítima.

Según el estudio de la UE, las emisiones de dióxido de azufre (SO2) de los buques que hacen escala en puertos europeos ascendieron aproximadamente a 1,63 millones de toneladas en el 2019, cifra que se espera siga disminuyendo en las próximas décadas debido a la introducción de normas y requisitos medioambientales más estrictos.

Asimismo, se estima que el transporte marítimo ha contribuido a que los niveles de ruido subacuático en aguas de la UE hayan aumentado en más del doble entre el 2014 y el 2019 y a la introducción de la mitad de todas las especies alóctonas en aguas europeas desde 1949. Sin embargo, aunque el volumen de crudo transportado por mar ha aumentado de manera progresiva, en la última década solo se contabilizaron ocho vertidos accidentales de tamaño entre mediano y grande procedentes de buques petroleros en aguas de la UE, de un total de 62 registrados en todo el mundo.

El informe en conjunto evalúa el estado de las medidas sostenibles aplicables al transporte marítimo, como el uso de combustibles alternativos, baterías o suministro eléctrico en puerto, y ofrece datos de su utilización en la UE. También esboza los retos futuros que plantea el cambio climático para la industria, como el impacto potencial en los puertos del aumento del nivel del mar.

Rumbo a la sostenibilidad

El transporte marítimo de la UE se enfrenta a una década crucial para convertirse en un sector más sostenible desde el punto de vista económico, social y medioambiental. Según el informe, los buques que hacen escala en la UE han reducido su velocidad de media hasta un 20% en relación con 2008, lo que ha generado también una disminución de las emisiones.

Además, los combustibles y las fuentes de energía no tradicionales, como los biocombustibles, las baterías, el hidrógeno o el amoníaco, están surgiendo como posibles alternativas para el transporte marítimo, ya que ofrecen la posibilidad de descarbonizar el sector y de alcanzar el objetivo de cero emisiones. El suministro de electricidad en puerto también puede proporcionar una fuente de energía limpia en los puertos de navegación marítima e interior.


«Nuestra estrategia de movilidad sostenible e inteligente establece claramente que todos los modos de transporte deben ser más sostenibles, inteligentes y resilientes, incluido el transporte marítimo. Aunque el transporte marítimo ha mejorado su huella ambiental en los últimos años, sigue enfrentándose a grandes retos en lo que respecta a la descarbonización y la reducción de la contaminación. Sobre la base de todos los datos más recientes, nuestras políticas pretenden ayudar al sector a hacer frente a estos retos, aprovechando al máximo las soluciones innovadoras y las tecnologías digitales. De este modo, el transporte marítimo puede seguir creciendo y respondiendo a las necesidades diarias de nuestra ciudadanía, en armonía con el medio ambiente, al tiempo que se mantiene su competitividad y se siguen creando empleos de calidad», declaró Adina Vălean, comisaria de Transportes de la UE.

«Este informe conjunto nos ofrece una excelente visión de conjunto de los retos presentes y futuros relacionados con el transporte marítimo. El mensaje es claro: se prevé que el transporte marítimo aumente en los próximos años y, a menos que actuemos ahora, el sector producirá cada vez más emisiones de gases de efecto invernadero, contaminantes atmosféricos y ruido subacuático. Una transición fluida pero rápida del sector es crucial para alcanzar los objetivos del Pacto Verde Europeo y avanzar hacia la neutralidad en carbono. De este modo también se crearán nuevas oportunidades económicas para la industria europea del transporte como parte de la necesaria transición hacia una economía azul sostenible. El reto es inmenso, pero tenemos las tecnologías, los recursos y la voluntad de afrontarlo», declaró Virginijus Sinkevičius, comisario europeo de Medio Ambiente, Océanos y Pesca.

«La sostenibilidad impulsada por la innovación es una oportunidad para que el transporte marítimo complete una transformación de la misma escala que la sustitución de velas por vapor. Esta nueva revolución marítima dependerá de los buques desarrollados con tecnologías avanzadas y soluciones digitales, pero también de un proceso a varios niveles, plenamente inclusivo, a escala nacional, europea e internacional que abarque aspectos de seguridad, protección y sociales, así como medioambientales. No obstante, también será crucial el papel del transporte marítimo como eslabón de una cadena logística transnacional. Esto significa que todas las partes de esa cadena —desde los puertos hasta el sector de la construcción naval, desde los expedidores hasta los sectores financiero público y privado— deben participar en nuestro esfuerzo hacia la sostenibilidad», afirmó Maja Markovčić Kostelac, directora ejecutiva de la AESM.

«Si bien el sector del transporte marítimo europeo desempeña un papel fundamental para nuestro bienestar económico, este informe muestra con claridad que el transporte marítimo en Europa y toda la comunidad internacional del transporte marítimo tienen la responsabilidad urgente de intensificar sus esfuerzos para reducir la huella ambiental de este sector. Aunque ya se han tomado medidas basadas en las políticas europeas e internacionales, se necesita un esfuerzo mucho mayor para lograr un sector del transporte marítimo sostenible que contribuya a garantizar el bienestar futuro y la supervivencia de nuestros ecosistemas y zonas costeras más sensibles, así como el bienestar de la ciudadanía europea», afirmó Hans Bruyninckx, director ejecutivo de la AEMA.

Principales efectos en el medio ambiente del transporte marítimo:

  • Emisiones de gases de efecto invernadero: En total, los buques que hacen escala en puertos de la UE y el Espacio Económico Europeo generaron alrededor de 140 millones de toneladas de emisiones de CO2 en el 2018 (aproximadamente el 18 % del total de emisiones de CO2 generadas por el transporte marítimo a escala mundial ese año).
  • Contaminación atmosférica: en el 2019, las emisiones de dióxido de azufre (emisiones de SO2) procedentes de buques que hacen escala en puertos europeos alcanzaron la cifra aproximada de 1,63 millones de toneladas, lo que representa aproximadamente el 16 % de las emisiones de SO2 mundiales procedentes del transporte marítimo internacional.
  • Ruido subacuático: los buques generan ruido que puede afectar a las especies marinas de diferentes maneras. Se estima que, entre el 2014 y el 2019, la energía total acumulada procedente del ruido subacuático irradiado aumentó más del doble en aguas de la UE. Los buques portacontenedores, los buques de pasaje y los buques cisterna generan las emisiones de ruido más elevadas debido al uso de hélices.
  • Especies alóctonas: en total, desde 1949, el sector del transporte marítimo es responsable de la mayor parte de las especies alóctonas introducidas en los mares de toda la UE, cerca del 50 % del total de las especies, contabilizándose las cifras más altas en el Mediterráneo. Se han clasificado un total de 51 especies como de alto impacto, porque pueden afectar a los ecosistemas y las especies autóctonas. El informe también señala los escasos datos disponibles para evaluar el impacto total en hábitats y especies.
  • Contaminación por hidrocarburos: de un total de 18 vertidos accidentales de gran magnitud producidos en el mundo desde 2010, solo 3 se produjeron en la UE (17 %); un mejor seguimiento, aplicación y sensibilización contribuye a reducir los casos de contaminación por hidrocarburos, a pesar de que la cantidad de petróleo transportado por mar ha aumentado de manera progresiva durante los últimos 30 años.
Anterior artículoMSC reducirá en 12 días los tiempos de tránsito entre Alemania y Turquía con un servicio multimodal
Siguiente artículoMálaga prevé la escala de 17 cruceros este septiembre