José Luis Bonet pide “más Europa” en Cámarabilbao

El presidente de la Cámara de España, José Luis Bonet, ha solicitado un impulso mayor a las políticas europeas, a la internacionalización de las empresas y el apoyo a las pymes, donde las Cámaras de Comercio ejercen una labor fundamental. En su intervención en la nueva edición de los encuentros empresariales Los Viernes de la Cámara, organizados por Cámarabilbao, Bonet ha protagonizado una charla sobre la transformación necesaria de las empresas españolas.

El presidente de la Cámarabilbao y miembro del Comité Ejecutivo de la Cámara de Comercio de España, José Ignacio Zudaire, participó en el debate a partir del nuevo proceso de transformación de la sociedad y las empresas provocado por las incertidumbres generadas por las disrupciones más recientes, como el Covid-19, las guerras de Ucrania y el Mar Rojo o la situación geopolítica.

José Luis Bonet señaló que Europa está perdiendo su posición en el mundo, en parte debido a estas las incertidumbres -internas y externas- que llevan por ejemplo a que el Continente es el verdadero perdedor de la guerra de Ucrania, pagando las facturas de la energía y las armas, pero en dependencia de las políticas norteamericanas.

En este sentido Bonet pidió “más Europa”, políticas impulsadas desde los órganos competentes para recuperar la iniciativa perdida. En lo referido a nuestro país, se felicitó por la excelente marcha del turismo “que ya supone un 20% del PIB” y animó a explotar ese filón de una forma más estructurada.

José Luis Bonet y José Ignacio Zudaire durante la exposición en Los Viernes de la Cámara

Los retos inmediatos

El presidente de la Cámara de España desde hace una década señaló como retos identificados la digitalización, la sostenibilidad y la formación, pero añadió que la importancia de la internacionalización de las empresas como Talón de Aquiles de nuestra economía. A su modo de ver, España es un país de pymes y empresas familiares, con un grado bajo de internacionalización y es ahí donde “las Cámaras pueden ayudar” en el proceso: “no debemos parar en el necesario proceso de internacionalización”.

A juicio de Bonet, la salida de las empresas al exterior conlleva “pasar a otra dimensión” y apuntó las posibilidades de mejora que aún tenemos, mientras que otros países ya hicieron el trabajo y su margen es mucho más reducido.

Otros desafíos identificados tienen que ver con el reto demográfico, el emprendimiento, la escasez de talento, la imagen de país seguro o la reducción de la burocracia. Bonet se mostró prudentemente optimista de cara al futuro y realizó una apelación a la colaboración público-privada “como la que llevan a cabo las Cámaras”.