Las Cámaras del Arco Atlántico avanzan en cuatro ejes prioritarios

El pasado mes de junio se oficializó la creación de la Asociación de Cámaras del Arco Atlántico para promover los mecanismos de cooperación que contribuyan a trabajar de forma conjunta en los retos económicos, sociales y medioambientales a los que se enfrentan las regiones, comenzando por la lucha contra la pérdida de influencia del Arco Atlántico en panorama internacional.

En la Declaración de las Cámaras de Comercio del Arco Atlántico firmada por 17 miembros, se acordó un calendario de dos reuniones anuales y que la secretaría técnica permanente tendría su sede en la Cámara de Comercio, Industria, Servicios y Navegación de Bilbao, presidida por José Ignacio Zudaire.

Primera reunión del 2024

La ciudad portuguesa de Oporto ha sido elegida para la primera reunión del año, actuando como anfitrión la Asociación Empresarial de Portugal (AEP) y con la presencia de representantes de una veintena de Cámaras. La bienvenida corrió a cargo de Paulo Vaz, presidente de la AEP; el presidente de la Comisión del Coordinación de Desarrollo Regional Norte (CCDR-N), António Cunh; y del presidente de la Cámara de Comercio de Bilbao, José Ignacio Zudaire, secretario técnico.

La asociación representa a un macrorregión de 20 millones de personas

En la reunión tomaron la palabra también la secretaria general de UE y Acción Exterior del Gobierno Vasco y Presidencia de la Comisión Arco Atlántico, Mª Ángeles Elorza, la directora general de Orkestra, María José Aranguren, y la comisaria europea de Cohesión y Reformas, Elisa Ferreira.

Elorza explicó los pasos dados para la creación de la Macrorregión Arco Atlántico, mientras que Aranguren presentó a debate la metodología de trabajo, así como la planificación de acciones para 2024, que incluye el diseño y puesta en marcha de cuatro procesos de cooperación interregional. Elisa Ferreira cerró el acto con una intervención sobre la coyuntura actual de la Macrorregión Arco Atlántico.

Reunión constitutiva de la Asociación de Cámaras del Arco Atlántico, en Bilbao

Principales hitos

José Ignacio Zudaire desgranó los principales hitos alcanzados hasta la fecha por las cámaras firmantes de la Declaración de Bilbao, entre los que destaca la positiva respuesta de la presidencia del Gobierno de España a la misiva enviada solicitando su apoyo para incluir las cuestiones recogidas en la Declaración de las Cámaras de Comercio del Arco Atlántico, y en especial las relacionadas con la creación de una Macrorregión Atlántica, en la agenda de la Presidencia española del Consejo de la Unión Europea.

Zudaire ha dado cuenta de los contactos mantenidos para ampliar el número de Cámaras del Arco Atlántico involucradas en la propuesta de cooperación. Recordar que se encontraban presentes los representantes de las Cámaras de A Coruña, Bilbao, Álava, Avilés, Baiona, Burdeos, Burgos, Cantabria, Gijón, Gipuzkoa, Lugo, Navarra, Oviedo, Santiago de Compostela, Torrelavega, Tui, Vigo, Pontevedra y Vilagarcía de Arousa, además de la AEP y la Cámara Hispano-Portuguesa.

El presidente de Cámarabilbao informó también de los avances realizados en el desarrollo de proyectos de cooperación interregional para abordar la mejora de la conectividad y la capacidad de influencia, el primero de los retos planteados por las Cámaras.

Cuatro grupos de trabajo y un foro

La Asociación de Cámaras del Arco Atlántico ha promovido la formación de cuatro grupos de trabajo para afrontar diferentes proyectos, tales como el avance del Corredor Atlántico Ferroviario para mercancías y personas y la Alta Velocidad; o el progreso del Corredor del Hidrógeno.

También se trabaja sobre el desarrollo de sectores en torno al eje del Camino, incluyendo industrias turísticas y silver y green economy; y la implementación de un Foro de las Cámaras del Arco Atlántico, una plataforma web y una red de empresas colaboradoras.

Una veintena de asociaciones, reunidas para promocionar el Arco Atlántico

El presidente de la Cámara de Bilbao considera que nos enfrentamos a unos “desafíos sin precedentes” derivados de la transición ecológica, transición digital y el reto demográfico, y en un contexto global en el que los centros de gravedad económicos “se alejan de nuestro entorno”.

El riesgo de pérdida de competitividad, de atractivo territorial y de capacidad de influencia “es real” y, por ello, “hemos puesto ya los mecanismos necesarios para contrarrestar las amenazas con nuestras fortalezas». Se trata de continuar avanzando en el refuerzo de los mecanismos de cooperación que contribuyan a trabajar de forma conjunta en los retos económicos, sociales y medioambientales a los que se enfrentan las regiones que componen el Arco Atlántico.