Cambios normativos en el sector marítimo francés

A partir del 1 de enero de 2022, Francia implementa varios cambios esenciales en el sector marítimo: la instalación de una ventanilla única para la tributación de los yates en Saint-Malo para simplificar y modernizar los procedimientos administrativos para los usuarios; la prohibición de los vertidos de agua de depuración de los scrubers; un nuevo régimen establecido en relación con la inspección de los buques, así como la mejora de la eficiencia de la deducción fiscal para la instalación a bordo de buques de nuevos equipos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero o la contaminación atmosférica.

Ventanilla única tributaria

El Ministerio del Mar francés muestra su compromiso con la modernización de la administración marítima y apuesta por simplificar los trámites de los usuarios del mar, ya sean navegantes, marineros o profesionales del sector marítimo. La ventanilla única para la fiscalidad de la náutica, que se abre el 1 de enero de 2022 en Saint Malo, refuerza esta transición de la administración hacia una mayor simplicidad y flexibilidad. Y avanza en la descentralización administrativa que anima al Estado francés a instalar las nuevas instituciones lejos de París.

En este sentido, se crea una “ventanilla única”, físicamente instalada en St. Malo, para la gestión presencial y telemática para la gestión del derecho anual de abanderamiento (francización) y navegación. La tasa anual de francización y navegación (DAFN) es un impuesto a pagar por los propietarios de embarcaciones de recreo o deportivas bajo pabellón francés, para su uso en aguas marítimas.

La gestión de este derecho se garantizará ahora a través de dos nuevos mecanismos: el portal de navegación que permite a los usuarios acceder al procedimiento directamente en línea y permitirá el pago a distancia; y la ventanilla única para la tributación de la náutica que se convierte así en el único interlocutor de los contribuyentes del derecho de francización y navegación y el gestor nacional de este impuesto.

Scrubbers

La lucha contra las emisiones de partículas de los buques, minimizando el contenido de azufre de su combustible, ha conseguido reducir la emisión de partículas significativamente, del 3,5% al 0,5% en todo el mundo. Pero los filtros especiales de depuración de humos, también llamados «scrubbers», colocados en las chimeneas de los barcos permiten alcanzar tasas de emisión de contaminantes equivalentes al uso de combustibles reducidos en azufre. Así, cuando las empresas equipan sus embarcaciones con estos filtros, pueden utilizar un combustible con más contenido en azufre del permitido por la normativa. Por el contrario, el agua utilizada en los scrubbers libera en el medio marino todos los contaminantes que han purificado de los humos de las chimeneas.

Francia ha decidido prohibir para todos los buques franceses y extranjeros equipados con scrubbers, a partir del 1 de enero de 2022, el vertido de estas aguas de lavado en hasta tres millas náuticas de la costa francesa y en sus puertos, donde la baja profundidad limita la dilución de contaminantes.

Las inspecciones de buques se regirán por una nueva normativa (C. Laurent Mignaux / Terra)

Inspecciones técnicas

Otro cambio que entra en vigor con el nuevo año es que los permisos de navegación, expedidos a los armadores tras las revisiones periódicas de los buques, dejarán de tener un límite de validez y en el caso de que una inspección requiera una revisión del buque, se emitirá un permiso de duración limitada.

Los buques seguirán siendo inspeccionados por los centros de seguridad e inspección acreditados, pero sobre la base de un régimen de inspección que ya no depende de la validez del permiso de navegación. Se trata de un nuevo enfoque de prevención de riesgos que se acometerá adaptando la periodicidad de los reconocimientos de buques al histórico de accidentes, al número de prescripciones emitidas durante las prospecciones, el tipo de operación o buque, etc. También pueden iniciarse inspecciones específicas sobre temas particulares, como la evolución normativa, la retroalimentación o las expectativas de los profesionales, a instancias de las Direcciones Interregionales del Mar o del Ministerio del Mar.

Navegación más verde

A partir de hoy y hasta 2025, las inversiones realizadas para favorecer el respeto al medioambiente en el sector marítimo tendrán importantes deducciones fiscales en Francia. Las principales partidas irán a aminorar -vía subvención- los costes adicionales de los equipos adquiridos que permitan el uso de combustible que reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero para la propulsión principal, así como los equipos destinados a la propulsión principal o auxiliar utilizando energía eólica.

Con este sistema, extendido al transporte marítimo internacional, Francia se dota de los medios para anticiparse o superar los requisitos medioambientales impuestos a los fabricantes y armadores, en particular los establecidos por los reglamentos de la Organización Marítima Internacional (OMI), o por los reglamentos de la Unión Europea, ya en vigor o que puedan promulgarse en los próximos años.