La Macrorregión Atlántica se organiza por el tren y la economía azul

La “cumbre” de presidentes autonómicos del Cantábrico, que nace con voluntad de perpetuarse con una reunión anual al menos, ha hecho un repaso de cuestiones relacionadas por la movilidad y el transporte, fundamentalmente, pero también las que tienen que ver son la sociedad en su conjunto -como la despoblación rural y el envejecimiento- y otras que tienen que ver son la economía azul y la protección del litoral.

La “cumbre” de presidentes autonómicos del Cantábrico será anual

Los presidentes autonómicos de Asturias, Adrián Barbón; Cantabria, Miguel Ángel Revilla; Euskadi, Iñigo Urkullu; y Galicia, Alfonso Rueda, manifestaron una unidad de criterio en aquellos temas que les son comunes.

Entre ellos, y ligado al cambio climático, destacaron que los territorios con litoral están más expuestos a los efectos del cambio climático, la población, las infraestructuras industriales y de transporte se concentran en la costa o en zonas de influencia mareal.

En este sentido, estos territorios están llamados a arbitrar respuestas para paliar las vulnerabilidades. Por ejemplo, las soluciones que encuentre el puerto de Bilbao para proteger su infraestructura pueden ser válidas para el puerto de Gijón, el puerto de Vigo o el puerto de Santander y viceversa, dijo Urkullu.

Se podría trabajar en el desarrollo de “un sistema de anticipación y respuesta a eventos climáticos extremos” o rediseñar la planificación urbana en las aglomeraciones costeras más vulnerables, coincidieron los presidentes.

Ecología y especialización inteligente

Los océanos son el destino final de enormes cantidades de residuos de distinta naturaleza, que se acumulan y suponen una grave amenaza para la salud humana y los ecosistemas marinos. Además, son causa de pérdidas económicas, en particular en los sectores de la pesca, la acuicultura o el turismo.

En 2021 la Comisión Arco Atlántico creó el “Grupo de Trabajo sobre Contaminación Oceánica” para orientar nuestras respectivas políticas con el fin de restablecer la salud del atlántico.

Los socios de Arco Atlántico han suscrito una Declaración política “Compromiso a favor de un océano Atlántico limpio” y manifestando la voluntad de desarrollar la economía azul sostenible y la economía circular para hacer frente a la contaminación de los océanos con un enfoque holístico y desde la cooperación.

En el ámbito de la Especialización Inteligente del Atlántico -RIS 3, las respectivas estrategias contienen apuestas comunes y ofrecen oportunidades para conectar ecosistemas de innovación e impulsar auténticas cadenas de valor atlánticas: Salud y Bienestar; Agroalimentación, Alimentación Sana y Segura; Energías Renovables; Tecnologías Marítimas/Recursos Marinos; Turismo y TIC.

Francia no tiene intención de conectar Burdeos con Dax hasta el 2042 y tampoco pone fecha a la conexión Dax-Irún

Los puntos de vista

En la rueda de prensa ofrecida tras la reunión de trabajo celebrada en Vitoria – Gasteiz, Adrián Barbón apoyó también el establecimiento de un foro de permanente de presidentes de la cornisa cantábrica para abordar problemas comunes y al que podrían ir incorporándose todas las comunidades atlánticas.

“Aunque seamos distintos, no somos distantes”, argumentó, tras explicar que encuentros como el de Euskadi permiten a las autonomías profundizar en su capacidad de autogobierno y demostrar que la lealtad entre territorios está por encima de las siglas políticas.

Adrián Barbón recordó que las prioridades del Principado en materia ferroviaria, pasan básicamente por la apertura de la variante de Pajares, que servirá de enlace con el corredor atlántico, y la conexión con Francia, “porque la ejecución del ramal noroeste no serviría de nada si no se garantiza la comunicación con el resto de Europa”. Esta afirmación viene a cuento porque el gobierno de Emmanuelle Macron ha decidido no prologar su línea ferroviaria de alta capacidad de Burdeos a Dax hasta 2042 y no ofrece plazo ninguno para la conexión Dax – Irún.

En este sentido, Miguel Ángel Revilla insta tanto a España como a la UE a intervenir para impedir que Francia «se salte» el compromiso y haga un «tapón» en Los Pirineos. Dijo que el país vecino «no tiene entre sus objetivos prioritarios» esta conexión porque tiene un «concepto algo autárquico de que Europa se cierre en Francia» y no quiere «abrir al sur» el corredor ferroviario, lo que, a su juicio, es «denunciable» y va en contra de la doctrina europea de apostar por el ferrocarril.

Revilla aprovechó la ocasión para volver a reivindicar el tren rápido con Bilbao, una conexión que es «irrenunciable» y «de pura lógica» para conectar dos regiones con tantas relaciones humanas y comerciales como Cantabria y País Vasco y agradeció el “respaldo firme” del Gobierno vasco al proyecto y ha recordado también el compromiso formal del Gobierno de España para ejecutarlo con independencia de que sea incluido en la Red Básica Ampliada del Corredor Atlántico Europeo y, por tanto, de que reciba o no financiación de la Unión Europea.

El presidente gallego, Alfonso Rueda, centra el punto de mira en las energías verdes y, sumándose a las peticiones de los demás participantes, exigió que el norte peninsular quede conectado con Europa, a través de Euskadi, mediante una ligazón ferroviaria. Arrimando el ascua a su sardina, Rueda recordó que Galicia tiene lazos importantes con el Norte de Portugal, país que está encaminando su infraestructura de altas prestaciones más hacia el norte que hacia el oeste.

En su alocución, el presidente gallego animó a Euskadi a unirse al clúster para el impulso de la eólica marina Atlantic Wind, compuesto por Galicia, Asturias y Cantabria.