El puerto de Bilbao se suma a la Carta Eólica Europea

El puerto de Bilbao se ha unido a la Carta Eólica Europea para fortalecer el sector de la energía eólica en Europa, para la que ya están comprometidos representantes de la Comisión Europea, 25 ministros de Energía de la UE y más de 300 empresas del sector eólico.

De este modo, el recinto bilbaíno se une a los objetivos de implementar las acciones del Paquete de Energía Eólica de la CE para duplicar la tasa de despliegue actual y conseguir un 42,5% de tasa eólica para el 2030, y un 45% según establece la Directiva sobre Energías Renovables (RED).

De este modo, el puerto de Bilbao se coordinará con las instituciones y empresas adheridas para mejorar las condiciones del ecosistema industrial eólico europeo y alinear e implementar sus acciones con las de la Comisión, los Estados miembros y el sector eólico.

Así, traccionará y acompañará a los clientes del puerto para “enfrentar los impactos derivados de la transición energética e impulsar esta actividad estratégica en el puerto de Bilbao”, como trasladan desde la infraestructura bilbaína.

Los países firmantes se comprometen a implementar cambios en el diseño y en los permisos de las subastas de energía eólica, así como a invertir en la cadena de suministro de energía eólica europea y apoyar la infraestructura necesaria para la expansión de la energía eólica

Un compromiso con bases sólidas

Actualmente, Bilbao cuenta en sus instalaciones con dos empresas dedicadas exclusivamente a estos tráficos: Haizea Wind, fabricante de componentes eólicos, y Siemens Gamesa Renewable Energy Eólica, que tiene en el puerto de Bilbao su hub de exportación. Por su parte, Navacel cuenta en la Ría de Bilbao con instalaciones que también le permiten la fabricación de estos componentes y su exportación.

Asimismo, Nordex Acciona y otros fabricantes disponen de plantas en la zona de influencia del puerto de Bilbao, que utilizan este enclave para el almacenamiento y desarrollar importantes operaciones de exportación e importación. Paralelamente, cuenta con otros operadores, tales como empresas estibadoras, que dedican amplios espacios a este tipo de tráficos.

El puerto bilbaíno también colabora con la comunidad portuaria y con las empresas e instituciones en proyectos ligados a la sostenibilidad, como el desarrollo de la eólica offshore con el aerogenerador eólico marino del proyecto DemoSATH de las empresas Saitec Offshore Technologies y RWE Renewables.

El proyecto ya está generando energía renovable en la zona de ensayos de BIMEP (Armintza, Bizkaia) con el objetivo de probar la tecnología de prefabricación de sus componentes en hormigón y la utilización de un sistema de amarre con un único punto (single point mooring) para su industrialización para parques eólicos marinos en aguas profundas.

Compromisos de los adheridos

Con su adhesión a la Carta Eólica Europea, además de sumarse a los objetivos comunes de conseguir una cierta cuota de energía eólica, los países firmantes se comprometen a implementar cambios en el diseño y en los permisos de las subastas de energía eólica, así como a invertir en la cadena de suministro de energía eólica europea y apoyar la infraestructura necesaria para su expansión.

También, deberán implementar las reglas de permisos simplificadas bajo la nueva Directiva de Energías Renovables e impulsar las TICs necesarias para la digitalización de los procesos de permisos; utilizar criterios de precalificación en áreas críticas como la ciberseguridad para elevar el nivel sobre el que se pueden construir turbinas en Europa; garantizar que los precios de subasta estén indexados para reflejar los aumentos en los costos de los recursos, y mejorar la visibilidad a largo plazo mediante la publicación de calendarios de subastas claros, y planes decenales para la expansión de la energía eólica y una perspectiva para 2040, entre otros.

Asimismo, los Estados deberán ayudar a desbloquear las inversiones en la cadena de valor de la energía eólica en Europa, haciendo pleno uso de la flexibilidad proporcionada por las normas revisadas sobre ayudas estatales de la UE, y a aumentar las inversiones necesarias en las infraestructuras de puertos, carreteras y redes eléctricas para apoyar la expansión de la energía eólica. En materia de redes, se espera que los Estados miembros apliquen las medidas establecidas en el reciente Plan de Acción de la UE.