Castilla y León invierte en nuevos conductores profesionales

El transporte por carretera adolece en nuestro país de un relevo generacional suficiente, cifrado en 30.000 conductores profesionales. De este total, Castilla y León argumenta necesitar de forma urgente unos 2.000. En la comunidad autónoma están censados más de 42.600 vehículos y 14.400 empresas, con una media de casi tres vehículos por empresa.

Con el fin de promover la incorporación de jóvenes al sector, se han aprobado unas subvenciones de 300.000 euros para facilitar el acceso a la formación necesaria para ejercer la profesión. Así, se otorgarán ayudas de 900 euros para la obtención de los carnets profesionales (C, D, C+E, D+E) y otros 900 euros adicionales para acceder al Certificado de Aptitud Profesional (CAP).

La directora general de Transportes y Logística, Laura Paredes, se ha reunido con las asociaciones Cotracyl y Fecylbus para que difundan entre sus asociados el conocimiento de esta oportunidad y también para que participen en la gestión y seguimiento de esta iniciativa.

Ambas asociaciones son las beneficiarias de la subvención, aunque los destinatarios finales son aquellas personas interesadas en convertirse en conductores profesionales, quienes deberán adelantar el importe y recuperarlo posteriormente con la presentación de la factura y justificante de pago del importe correspondiente. Es el mismo mecanismo que Castilla y León ha venido utilizando para proceder a la renovación de las flotas de camiones, unas ayudas que fueron bien acogidas por el sector, que las aprovechó hasta agotar los fondos disponibles. 

Se han determinado unos criterios de selección pensados para favorecer a los colectivos con mayores dificultades de inserción laboral, por lo que se otorgarán beneficios a los menores de 30 años, mujeres, mayores de 45 años, desempleados de larga duración, con una mayor valoración de las solicitudes provenientes de municipios de baja población.