Castilla y León se reitera en su estrategia intermodal

El Centro de Transporte de Burgos ha sido el lugar elegido para la presentación del estudio “Impactos sectoriales, económicos, sociales y medioambientales de los centros de transporte y logística en España”. CT Burgos, área industrial, de transporte y logística, situada en un nudo de conexiones estratégico de la zona norte peninsular, fue el punto de encuentro del sector logístico en Castilla y León para el foro promovido por la Asociación CyLog en el que se dieron a conocer los resultados de este informe, en el que se analizan las ventajas que supone para las empresas instalarse en un centro logístico.

Aunque estaba prevista la participación de la consejera de Movilidad y Transformación Digital de la Junta de Castilla y León, María González Corral, fue la directora general de Transportes y Logística, Laura Paredes Aparicio, la encargada de reiterar “el compromiso” de la Junta con el desarrollo de las conexiones intermodales.

Tras las palabras de bienvenida del alcalde de Burgos y presidente de CT Burgos, Daniel de la Rosa, también tomaron la palabra el presidente de ACTE, Ramón Vázquez Negro; el Director de Transporte, Logística y Movilidad de Deloitte, Francisco Jiménez Navarro y el Secretario General de ACTE, Miguel Martínez de Lizarrondo. En el acto estuvieron presentes el Director Gerente del CT Burgos, Gonzalo Ansótegui; el presidente de la Cámara de Comercio de Burgos, Antonio Méndez Pozo; y el presidente de la Diputación Provincial, César Rico Ruiz; entre otras personalidades.

Inversión millonaria

Laura Paredes reiteró el compromiso de la Junta de Castilla y León con el desarrollo de las conexiones intermodales (carretera-ferrocarril-marítimo), adelantando una inversión de 27,5 millones de euros, y la mejora y adaptación de los centros logísticos y de transporte de la Comunidad Autónoma, con un presupuesto de 16,7 millones, durante la presente legislatura, “con el único objetivo de modernizar el sector del transporte, promocionar la internacionalización de nuestra economía y lograr que Castilla y León se convierta en un nodo logístico preferencial”, según dijo  la directora general de Transportes y Logística.

Paredes puso en valor el peso específico que la logística tiene en términos económicos y de empleo y aprovechó la ocasión para confirmar el compromiso de la Consejería de Movilidad y Transformación Digital con el impulso del desarrollo del Corredor Atlántico, “lo que comportará en cuanto al incremento de la competitividad económica, capacidad logística, modernización de las infraestructuras y, en consecuencia, su refuerzo como centro neurálgico del ámbito”.

En este sentido, la directora general recuerda que desde la Junta siempre se ha apoyado la extensión del corredor hacia los puertos gallegos y asturianos, “algo que está en tramitación en las instituciones europeas y prevé ser aprobado de forma definitiva a finales de 2023”, según dijo, y que la base de esta reivindicación es el hecho de que, a día de hoy, “el 50% del tráfico de mercancías entre la península ibérica y el resto de Europa se realiza a través de la fachada atlántica y cantábrica”.

Laura Paredes y María González Corral en el stand de ACTE en el SIL

Finalmente, Laura Paredes mostró la disposición de la Junta de Castilla y León para continuar colaborando con las diferentes administraciones públicas en la planificación de actuaciones de logística, “algo que se antoja clave para lograr la elegibilidad de los proyectos que sean financiados por la Unión Europea a través del mecanismo CEF (Connecting Europe Facility), además de para la ejecución de terminales ferroviarias vinculadas a proyectos empresariales de interés prioritario para nuestro desarrollo económico”.

Laura Paredes también estuvo presente en la presentación del estudio “Impactos sectoriales, económicos, sociales y medioambientales de los centros de transporte y logística en España”, realizado en la pasada edición del SIL de Barcelona, donde se detallaron las actuaciones que quedarán integradas en la nueva Estrategia Logística 2022-2028, “herramienta esencial para el impulso de las infraestructuras, la organización y digitalización del sector, y el desarrollo de las políticas dirigidas a su mejora y eficiencia”.

El estudio, a grandes rasgos, señala que los centros de ACTE, dispone de 57 millones de metros cuadrados de superficie de suelo, en 63 centros construidos, genera 220.000 empleos, mueven 640.000 Teus, 260 millones de toneladas y han obtenido 9.400 millones de euros de inversión. Son, por tanto, y según el informe, “una herramienta de aportación de valor, competitividad y sostenibilidad” a un sector en cambio y crecimiento constantes y que genera un gran impacto en la economía y la sociedad.