Castilla y León financiará los permisos para acceder a la profesión de transportista

La Junta de Castilla y León financiará el 75% del coste de la obtención de los permisos necesarios para acceder a la profesión de transportista para impulsar la empleabilidad del sector. Para ello, se ha firmado un acuerdo con la Federación de Autoescuelas de Castilla y León (FACALE) y la Federación de Empresas de Transporte de Mercancías por Carretera de Castilla y León (FETRACAL). El objetivo del protocolo es promocionar la formación de conductores cualificados para emplearse en el sector del transporte por carretera. La Junta financiará hasta el 75% del coste de la obtención de permisos C y C+E y del certificado de aptitud profesional acreditativo.

El acuerdo ha sido rubricado por el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, el presidente de Facale, Arcadio González, y el presidente de Fetracal, Juan Luis Feltrero -acompañados por el director general de Transportes, Ignacio Santos.

Cabe recordar que el Consejo de Gobierno del pasado 22 de julio aprobó una subvención de 100.000 euros para financiar los costes de la obtención del permiso de conducción (C o C+E) y de la obtención del certificado de aptitud profesional acreditativo de la cualificación inicial de los conductores de transporte de mercancías en la modalidad acelerada, es decir, de 140 horas de duración, conforme a lo establecido en el Real Decreto 284/2021, de 20 de abril, por el que se regula dicha cualificación

Proyecto piloto

La firma de este pionero protocolo de colaboración implica la puesta en marcha de un proyecto piloto que responde a la necesidad de solventar el problema de la falta de profesionales con la capacitación adecuada en el sector del transporte, situación que vienen poniendo de manifiesto tanto el propio sector del transporte como las autoescuelas de Castilla y León y que se ha visto agravada por la crisis derivada del Covid-19.

El objetivo de la subvención es fomentar la empleabilidad en el sector de transportes de mercancías

La colaboración trata de solventar esta situación articulando políticas públicas que den solución a esta problemática y fomentar la empleabilidad en el sector de transportes de mercancías. El sector del transporte necesita conductores profesionales con urgencia. Las cifras estimadas por las asociaciones del sector sitúan la demanda de conductores en unos 1.500 en Castilla y León.  El consejero Suarez Quiñones puso de manifiesto la necesidad de “abrir la profesión de transportista a todos los sectores de la sociedad de Castilla y León y de modo fundamental a las mujeres jóvenes, y quienes viven en nuestro mundo rural.”

Además, el protocolo incluye aspectos como la formación de conductores atendiendo a las demandas de las empresas del sector del transporte por carretera, potenciando la calidad y cualificación en dicho sector de actividad; acciones de apoyo a la formación; transferencia de métodos de trabajo innovadores aplicados a la formación; intercambio de ideas y buenas prácticas; realización de jornadas, seminarios o reuniones para el análisis de las demandas de cualificación del sector del transporte por carretera y elaboración de estudios sobre distintos aspectos vinculados a la formación.

El acuerdo está abierto a otras asociaciones de transportistas castellano leoneses

El consejero Suárez-Quiñones, ha destacado el importante peso socioeconómico del transporte de mercancías y viajeros, muy especialmente en Castilla y León, dada nuestra estratégica localización en el contexto peninsular y europeo. En este sentido, Suarez Quiñones anima a “todas las asociaciones de transportistas a unirse al proyecto”, dada su transcendencia para el sector.

Sector prioritario

En Castilla y León el transporte aporta más del 3% del PIB regional, esto es 1.800 millones de euros aproximadamente, y da empleo a cerca de 94.000 personas, y es la actividad regional que genera mayor cifra de negocios al sector servicios, cerca del 30%, por encima de otras tan significativas para la Comunidad castellano leonesa.

“Un sector que ha sido esencial durante la pandemia y que con su trabajo y esfuerzo se convirtió en prioritario para la sociedad y el principal actor en garantizar el mantenimiento del flujo de los bienes de primera necesidad que permitieron que no se produjeran situaciones de desabastecimiento de la población, en ocasiones prestando servicio en situaciones difíciles y con unos niveles de rentabilidad muy bajos y en estas condiciones continuaron trabajando y por ello nuestro reconocimiento y agradecimiento”,  expresó Suárez-Quiñones.

Un acuerdo abierto

La Federación de Autoescuelas de Castilla y León (FACALE) es una organización de carácter federativo de ámbito de la Comunidad de Castilla y León, sin ánimo de lucro, constituida para la coordinación, representación, gestión, fomento y defensa de los intereses empresariales generales y comunes, dotada de personalidad jurídica y plena capacidad de obrar para el cumplimiento de sus fines. Son miembros de la Federación las Asociaciones Provinciales de Autoescuelas de las nueve provincias, que cuentan con un total de 172 empresas, las cuales tienen abiertos 252 establecimientos.

Por otra parte, FACALE, firmará acuerdos con las asociaciones más representativas, ya lo tiene con FETRACAL, Federación de Empresas de Transporte de Mercancías por Carretera de Castilla y León, para constituir bolsas de empleo con las personas que aprueben los cursos y hará un acompañamiento y seguimiento tutorizado para que consigan empleo en el sector del transporte de mercancías.

Anterior artículoEl puerto de Valencia pone en valor la labor de la comunidad portuaria
Siguiente artículoLa innovación no remonta las cifras pre-Covid en las empresas vascas