La central fotovoltaica del PIF del puerto de Barcelona genera la mitad de su consumo energético

El puerto de Barcelona ha invertido cerca de 362.000 euros en la instalación de placas fotovoltaicas y sistemas de control y monitorización para la regulación climática y el cambio de los equipos de iluminación a tecnología LED.

El Área PIF del puerto de Barcelona ha estrenado una central fotovoltaica que permite cubrir aproximadamente el 50% del consumo energético del edificio.

Una central fotovoltaica en el puerto de Barcelona

La puesta en marcha de esta instalación forma parte del proyecto de mejora de la eficiencia energética del Área PIF, que también ha incluido la instalación de un sistema de monitorización y control energético y el cambio de los equipos de iluminación a tecnología LED. Todo el proyecto ha supuesto una inversión de 361.504,13 euros, IVA excluido.

La central fotovoltaica, instalada por la empresa Citelum Ibérica, dispone de 700 placas instaladas en la cubierta del edificio y en las cubiertas del aparcamiento y puede llegar a generar una producción de energía de unos 300.000 kWh anuales.

La energía fotovoltaica llega a cubrir aproximadamente el 50% del consumo energético del edificio gracias al ahorro energético conseguido con la sustitución del sistema de alumbrado y a la mejora en la gestión energética que permite el nuevo sistema de monitorización y control de las instalaciones. Todo esto permitirá recortar las emisiones del edificio en casi 138.000 kg de CO₂ al año.

La central fotovoltaica del PIF dispone de 700 placas instaladas en la cubierta del edificio y en las cubiertas del aparcamiento
La central fotovoltaica del PIF dispone de 700 placas instaladas en la cubierta del edificio y en las cubiertas del aparcamiento

El proyecto se enmarca dentro del programa de ayudas para la renovación energética de edificios e infraestructuras existentes de la Administración General del Estado (FEDER-AGE 2014-2020). Para llevarlo a cabo, el puerto de Barcelona ha recibido una ayuda del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), a través del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE). La subvención otorgada ha sumado 256.110,32 euros.

La parte restante ha sido asumida por el puerto. Se estima que el retorno de la inversión realizada se conseguirá en un plazo de 5 años, contemplando el ahorro energético y la ayuda recibida.

Por otro lado, el puerto ha instalado 10 estaciones de carga de vehículos eléctricos en el edificio para uso de los diferentes colectivos que prestan sus servicios en el Área PIF, “otra acción más para potenciar la transición energética y facilitar la descarbonización de la actividad portuaria”, ha explicado el presidente del puerto de Barcelona, Damià Calvet, durante la visita que ha realizado este viernes a esta instalación para conocer in situ las mejoras realizadas.