El Puerto de Sevilla pone un broche de oro al 2022

El puerto de Sevilla ha puesto un broche de oro a los tráficos del 2022 con la llegada del último de los buques de gran porte que han visitado el puerto hispalense a lo largo del año. Así, el buque “Clipper Lis” ha atracado estas Navidades en la ampliación del Muelle de Tablada para la descarga de 15.600 toneladas de trigo panificable.

El destino de esta mercancía clave para la industria agroalimentaria ha sido abastecer a dos de los grandes grupos harineros del sur de España instalados en el puerto de Sevilla.

El buque Clipper Lis en el Muelle de Tablada
Descarga de 15.600 toneladas de trigo panificable en el Muelle de Tablada

El bulkcarrier “Clipper Lis” tiene 169 metros de eslora, 27 de manga y abanderado en las Islas Marshall, ha sido el último buque del 2022 de grandes dimensiones que accede a Sevilla, lo que suma una cifra de 15 al cierre de esta anualidad y confirma la tendencia al alza de este tipo de graneleros; así como una mayor apuesta de armadores y clientes por el transporte marítimo de interior. 

Coordinación de los actores portuarios

En esta ocasión la operativa ha destacado por su singularidad, ya que por primera vez el armador del buque, la estibadora Aldeport y los grupos harineros andaluces han gestionado de forma integral la operativa entre dos puertos españoles, el puerto de Cádiz, donde permaneció poco más de un día, y el puerto de Sevilla. Este último es en el que se ha descargado la mayor parte de la mercancía debido a la proximidad a los centros de fabricación y distribución de harinas, situados en el mismo puerto a pie de muelle, y a la cercanía a los mercados y clientes finales.

Gracias a la gestión conjunta desde la llegada de buque a puerto español, que ha incluido la navegación interior, ha sido posible un “mayor ahorro de los costes logísticos, más eficiencia en la estiba y la reducción de la huella de carbono al acercar la mercancía por vía marítima directamente al interior del territorio”, ha subrayado el presidente de la Autoridad Portuaria de Sevilla (APS), Rafael Carmona. El transporte de mercancías en buque dentro del interior del territorio reduce el tráfico pesado por carretera y las emisiones de CO2.

El éxito de esta operativa es fruto de la coordinación de las empresas de la Comunidad Portuaria, con el apoyo del equipo de la Autoridad Portuaria de Sevilla, y permitirá abrir nuevos mercados al puerto sevillano en el sector del agroalimentario, como cereales, piensos o fertilizantes, entre otros.

Quince grandes buques

En el 2022 el puerto de Sevilla ha recibido 15 buques de grandes dimensiones, frente a los tan sólo tres de 2021. El más grande del año fue el “Lima Strait”, de 188 metros de eslora, que atracó en el mes de julio. Le siguen los buques “Mercurius”, “Tomini Mistral” y “Alliance”, de 180 metros de eslora cada uno, llegaron en diciembre, octubre y marzo, respectivamente.

El siguiente en cuanto a dimensiones es el “Binnur C”, de 176 metros de eslora, que hizo escala en el mes de enero y, por último, el “Britta Maersk”, de 175 metros, descargó aceite en la terminal de líquidos en agosto.

Respecto a las mercancías transportadas por este tipo de embarcaciones, en 2022 se ha constatado una tendencia a la diversificación de tráficos.

De forma habitual, estos graneleros movían chatarra, briquetas y eólicos; sin embargo, en 2022 han destacado los productos agroalimentarios como el trigo, aceite y urea.