CMV Cruises realiza una inédita transferencia de pasajeros en el mar

La compañía Cruise & Maritime Voyages (CMV) ha realizado una transferencia entre dos de sus buques en altamar con el fin de repatriar a los cruceristas a sus puntos de destino, obligados por la crisis originada por el Coronavirus, Covid-19.

Cabe recordar que CMV ha suspendido, como muchas navieras de cruceros, sus operaciones, en este caso hasta el próximo 24 de abril. Así lo confirmó el CEO de la compañía, Christian Verhounig, quien detalló los planes de su flota. Así el “Astoria” ha desembarcado a todos sus pasajeros en Poole, el “Maguellan” ha hecho lo propio en Tilbury, y el “Marco Polo” desembarcará a sus pasajeros el próximo domingo en Bristol.

Operación sin precedentes

En una operación sin precedentes en las operaciones de cruceros, los buques “Columbus” y “Vasco da Gama” se han encontrado en alta mar, a 12 millas frente a las costas tailandesas de Phuket, para intercambiarse pasajeros en una operación de repatriación que ha involucrado a 239 personas. El intercambio se realizó por medio de los propios botes de los cruceros (tender) ante la prohibición de las autoridades tailandesas de recibir a los buques en sus puertos e  incluyó también el traslado de provisiones y equipajes de un buque al otro en una operación que duró 18 horas.

Los directivos de CMV explican la cancelación de operaciones

El “Columbus” se encontraba realizando un crucero de vuelta al mundo de 4 meses de duración, con 1020 pasajeros a bordo. Por su parte, el “Vasco de Gama” realizaba un viaje desde Freemantle (Australia) hacia Reino Unido, con 839 pasajeros. Ante la imposibilidad de realizar sus respectivas rutas, los buques intercambiaron pasajeros con el fin de repatriar a cada uno de ellos a su país de origen.

Al “Columbus” ahora le esperan 7.842 millas náuticas de navegación con 907 pasajeros (602 británicos) y 619 tripulantes, con tan sólo una parada técnica en Sri Lanka, y tiene previsto arribar a Tilbury el próximo13 de abril. Por su parte, el “Vasco de Gama” navegará 2.837 millas náuticas hasta Freemantle, donde tiene previsto llegar la semana próxima con 952 pasajeros (907 australianos y neozelandeses) y 552 tripulantes.

Los pasajeros afectados podrán obtener un bono del 125% sobre un crucero a realizar hasta 2022 y los que además hayan sido transferidos, tendrán un descuento adicional del 10% en sus consumiciones abordo.

Anterior artículoFrancia compromete a la Marina en la lucha contra el Coronavirus
Siguiente artículoAdolfo Utor: “Baleària mantiene su compromiso con los territorios para garantizar el abastecimiento”