Comienzan las pruebas en vía del tren de hidrógeno de CAF

El fabricante vasco de trenes CAF ha iniciado las pruebas dinámicas, en vía, del tren demostrador propulsado por hidrógeno del proyecto FCH2Rail, que está desarrollando el consorcio de empresas formado por CAF, DLR, Toyota, Renfe, ADIF, CNH2, IP y Stemmann-Technik. Con un presupuesto de 14 millones de euros, el proyecto cuenta con una financiación de 10 millones de euros por parte de Clean Hydrogen Partnership, agencia de la Comisión Europea dedicada a impulsar el desarrollo del hidrógeno y de las pilas de combustible. 

Este proyecto toma como base una unidad actual de cercanías de Renfe, en la que se ha instalado un nuevo sistema de generación eléctrica a partir de la hibridación de la energía proveniente de pilas de hidrógeno y baterías, integrándose a su vez con el sistema de tracción ya existente en el vehículo. De esta forma se convertirá en uno de los primeros demostradores ferroviarios de vehículo bimodo con pila de hidrógeno. Se trata de una nueva muestra de la estrategia del Grupo CAF en el desarrollo de soluciones de movilidad cero emisiones, en este caso mediante el hidrogeno, tecnología que viene comercializando desde hace años en el ámbito de los autobuses con su filial Solaris. 

El tren funciona con conexión eléctrica o tracción híbrida con pila de hidrógeno

El proyecto va según los plazos

Se trata, por tanto, de un concepto de vehículo sin emisiones que podrá por tanto circular en modo eléctrico en infraestructura electrificada, mientras el modo híbrido lo utilizaría para la circulación en tramos sin catenaria. Tras la realización con éxito de las pruebas estáticas del tren en la planta de CAF Zaragoza, con el inicio de estas pruebas en vía externa, el consorcio demuestra su compromiso con el proyecto, cumpliendo con los plazos inicialmente marcados para el desarrollo de la fase de pruebas dinámicas en vía. 

Durante las pruebas dinámicas se va a optimizar la hibridación de pilas y baterías en las líneas que se han definido como representativas en el proyecto, simulando en todas ellas el servicio comercial, y probando por tanto el nuevo sistema en un amplio rango de condiciones de demanda de potencia. Se pretende mediante estas pruebas evaluar la competitividad de la nueva solución de propulsión bimodo híbrida frente a la tracción diésel que se emplea hoy en día en muchas líneas.