Competencia estudiará la joint venture de las dos empresas de amarre del puerto de Barcelona

La Comisión Nacional de la Competencia analizará en profundidad el proceso de integración en joint venture de Mooring & Port Services, S.L., y de Cemesa Amarres de Barcelona, S.A., empresas que prestan servicios de amarre de buques en el puerto de Barcelona.

Competencia ha decidido pasar a segunda fase la operación de integración entre Mooring y Cemesa, “para llevar a cabo un análisis en profundidad, dados los riesgos para la competencia existentes en los mercados afectados por la operación”.

Destacar que si la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) detectan problemas de competencia que requieren un mayor análisis, se pone en marcha una llamada segunda fase, con un análisis más minucioso todavía que incluye la consulta a terceros interesados. El Consejo de la CNMC decide si la concentración debe ser autorizada sin más o si requiere que se apruebe sujeta a los compromisos que proponen el comprador o los interesados para que le autoricen su operación.

En el caso de que los compromisos no fueran suficientes para resolver los problemas de competencia que hubiéramos identificado, el Consejo puede imponer condiciones que complementen o, incluso, que sustituyan los compromisos propuestos por el comprador. Ahora bien, si no existen compromisos o condiciones que permitan resolver los problemas de competencia identificados, se puede prohibir la concentración.

Por lo que se refiere a la referida operación de joint venture, consiste en la creación de una empresa en participación a la que Mooring y Cemesa aportarán sus respectivos negocios de amarre en el puerto de Barcelona. Por tanto, la operación supondrá la unión de las dos únicas empresas que prestaban el servicio de amarre en la infraestructura catalana, explica Competencia.

“La operación analizada afecta al sector de amarre y desamarre en el puerto de Barcelona, donde ambas empresas solapan horizontalmente sus actividades, y dan lugar a un único operador, con el riesgo, entre otros, de un incremento de los precios aplicados a los clientes de este servicio”, remarca la CNMC.

Además, “la concentración notificada afecta, al sector de servicios técnico-náuticos auxiliares y de buceo profesional en el puerto de Barcelona, en el que Cemesa está activa. En este sentido, pueden producirse efectos nocivos derivados de la venta conjunta o vinculada se servicios de amarre y servicios auxiliares, con el consecuente posible perjuicio para los competidores de la joint ventureen la prestación de estos últimos”, concluye Competencia.

Anterior artículoLa multinacional FEV Consulting abre sus puertas en Bilbao
Siguiente artículoEl puerto de Castellón renueva el certificado contra el Covid