Con los brazos abiertos

FETEIA-OLTRA atesora ya 44 años de experiencia y aglutina a más de 600 empresas transitarias de todo el territorio nacional, muchas de ellas radicadas en la Bahía de Algeciras. Se trata de un dato abrumador que da cuenta de la importancia del transitario en el día a día de la economía de un país, es decir, en el engranaje para que un país funcione en un mundo globalizado.

El puerto de Algeciras comienza curso este septiembre recibiendo con los brazos abiertos al nutrido sector transitario nacional que tras la pandemia por fin puede celebrar su XII Congreso FETEIA 2022, bajo el lema “Los desafíos y el futuro de los transitarios”.  

El de Algeciras será el Congreso del reencuentro durante el que los arquitectos de la logística, como justamente les gusta denominarse, celebrarán su Comité Ejecutivo, presidido por Enric Ticó, para posteriormente abordar los temas de mayor actualidad en ponencias y mesas redondas que se celebrarán en el auditorio de la Autoridad Portuaria, el Millán Picazo, con la participación de la ministra de Transportes, Raquel Sánchez y el presidente de Puertos del Estado, Álvaro Rodríguez, entre otros, que junto a los representantes aduaneros, los expertos que conocen el mundo de la logística, aportarán soluciones y propuestas para crear cadenas logísticas resilientes y sostenibles, aumentar la competitividad y reforzar el aspecto del desarrollo sostenible. Hay mucho de lo que hablar e innumerables los temas comunes que atañen al sector, empezando por el funcionamiento de los Puestos de Control Fronterizos (PCF, antiguos PIFs), o terminando por los cambios que trae el Green Deal y la normativa del Emissions Trading System -ETS- de la UE que incorpora el transporte marítimo al mercado de emisiones pero -en primera instancia- alterando la libre competencia en los tráficos de transbordo y sin beneficio alguno para el medio ambiente.

El Congreso FETEIA aportará soluciones y propuestas para crear cadenas logísticas resi­lientes y sostenibles

No podemos olvidar que la Federación Española de Transitarios-Organización para la Logística, el Transporte y la Representación Aduanera (FETEIA-OLTRA) atesora ya 44 años de experiencia y aglutina a más de 600 empresas transitarias de todo el territorio nacional, muchas de ellas radicadas en la Bahía de Algeciras y, en este caso, integradas en ATEIA-OLTRA, presidida por Manuel Cózar. Se trata de un dato abrumador que da cuenta de la importancia del transitario en el día a día de la economía de un país, es decir, en el engranaje para que un país funcione en un mundo globalizado que cada día tiene que hacer frente y adaptarse a los diferentes escenarios que en los últimos años han sido de todo tipo menos previsibles. Estos acontecimientos han revalorizado sin duda ante la opinión pública el trabajo de nuestros transitarios. 

La pandemia, el bloqueo del Canal de Suez, la guerra de Ucrania… han puesto el acento en la importancia de la necesidad del buen funcionamiento de la cadena de suministro, de las nefastas consecuencias en forma de bola de nieve que traen los retrasos, los bloqueos de puertos o de vías navegables, etc. Y ahí el puerto de Algeciras en particular, y los españoles en general, han liderado para buena parte del mundo la solución a estos problemas, esquivando con profesionalidad, mucho trabajo y esfuerzo todos los inconvenientes y demostrando por qué España es el país líder en Europa en tráfico de contenedores. Desde Algeciras, además, hemos mantenido abierto en todo momento un Puente Marítimo del Estrecho que apunta a muy corto plazo al medio millón de camiones y semirremolques anuales que alimentan de importaciones y exportaciones la economía del Norte de África y Europa. Este crecimiento lo hemos acompañado del que denominamos Proyecto Hércules, por el que dotamos al puerto de Algeciras de más y mejores infraestructuras para atender el imparable desarrollo de la otra orilla del Estrecho.  Integrado en el Proyecto Hércules no podemos olvidar la mejora de nuestra infraestructura ferroviaria, de la que seguiremos insistiendo en la necesidad de que las administraciones competentes la desarrollen de Sur a Norte.

El consecuente aumento del import/export hacen más urgente que nunca que nuestros Puestos de Control Fronterizos den un salto cualitativo. Conscientes de su importantísimo papel en la seguridad del comercio y la complejidad de su funcionamiento por el alto número de administraciones que convergen en ellos, deben ser objetivo preferente y requieren un definitivo impulso del Estado.

La pandemia, el bloqueo del Canal de Suez, la guerra de Ucrania… han puesto el acento en la importancia de la necesi­dad del buen funcionamiento de la cadena de suministro

Todos estos logros deben verse acompasados cuanto antes con otras mejoras que afiancen los cimientos de la cadena logística. Me refiero en este caso a que el crecimiento de la conectividad y el consecuente aumento del import/export hacen más urgente que nunca que nuestros Puestos de Control Fronterizos den un salto cualitativo. Conscientes de su importantísimo papel en la seguridad del comercio y la complejidad de su funcionamiento por el alto número de administraciones que convergen en ellos, deben ser objetivo preferente y requieren un definitivo impulso del Estado para ir por delante y que no sigan siendo noticia porque una u otra mercancía que cumple todos los requisitos encuentra en ellos su mayor traba para llegar al consumidor. 

Seguro que en Algeciras encontramos soluciones constructivas a este tipo de problemas y el Congreso ayude a que la cadena logística española siga siendo referente mundial.