Luz verde a la conexión ferroviaria de Francia hacia la Península

El ferrocarril de altas prestaciones que unirá Burdeos con Irún tiene novedades de última hora con la aprobación de la Autorización Ambiental Única para el inicio de los trabajos en las conexiones hacia el Sur. No obstante, la prioridad de Francia se centra en la conexión con Toulouse y no hacia nuestro territorio. Recordar que esta línea forma parte del Corredor Atlántico y está pensada para el transporte de viajeros y, en parte, para mercancías. 

Si la semana pasada el comisionado del Corredor Atlántico, José Antonio Sebastián, adelantó una cumbre bilateral -con presencia de la UE- para trabajar en una “decisión de implementación” que obligará a Francia a “pactar fechas” de cumplimiento para la conexión y que deben ser en torno al 2030 y no al 2042 como se ha filtrado, el desbloqueo medioambiental habla de iniciar las obras en marzo próximo y el 2031 para llegar a Toulouse. Pero nada se concreta sobre la conexión a Dax y mucho menos sobre la continuación del trazado hacia Irún-Hendaia. 

Pierre-Andre Durand, prefecto coordinador del Gran Proyecto Ferroviario del Sudoeste (GPSO)
Pierre-André Durand, prefecto coordinador del Gran Proyecto Ferroviario del Sudoeste (GPSO)

Desbloqueo medioambiental

Pierre-André Durand, prefecto coordinador del Gran Proyecto Ferroviario del Sudoeste (GPSO) y también prefecto de la región de Occitania y de Haute-Garonne, ha publicado el decreto sobre la autorización ambiental única de los Desarrollos Ferroviarios del Norte de Toulouse (AFNT), que permite el inicio de los trabajos de construcción de la línea de alta velocidad Toulouse-Burdeos-Dax, el primer paso esencial en el proyecto que unirá Toulouse con Burdeos en 1 hora y con París en tres horas, para 2031. Nada nuevo sobre las obras en los 100 km entre Dax e Irún, pasando por Baiona y su puerto. 

El presidente de la Región de Nueva Aquitania, Alain Rousset, señala que «es gratificante” este reconocimiento, pero espera ver avances en los Desarrollos Ferroviarios del Sur de Burdeos (AFSB) al igual que se avanza en los Desarrollos Ferroviarios del Norte de Toulouse (AFNT). Rousset vuelve sus ojos hacia diversos inversores al señalar que “las inversiones de los agentes públicos, ya sean europeos, franceses o las comunidades del suroeste, están destinadas a servir a los ciudadanos” y que la nueva línea GPSO unirá “el sur y el norte de Europa, el Atlántico y el Mediterráneo”.

Carole Delga, presidenta de la Sociedad GPSO y también de la región de Occitania, se felicita por la decisión y señala que “muy pronto lanzaremos” este proyecto para el futuro iniciando los trabajos en Toulouse.