El proyecto Ira-Mar sobre contaminación marina y química evalúa su respuesta

El Ministerio de Transportes y Movilidad Sostenible ha reunido en Madrid a más de una veintena de expertos de varios países en el encuentro organizado por la Dirección General de la Marina Mercante para analizar los resultados en España del proyecto europeo Ira-Mar, de mejora de la respuesta integrada en los accidentes por contaminación marina y riesgo químico en los puertos españoles.

En concreto, se ha evaluado y examinado la capacidad de respuesta de la administración marítima española en la dirección, coordinación y efectividad ante un suceso de contaminación marina por nube tóxica de origen químico que implique sustancias nocivas líquidas.

El encuentro ha contado con la participación de representantes de todos los organismos integrados en este proyecto europeo: el Centro de Investigación contra la Polución CEDRE y la Secretaría General del Mar de Francia; el instituto ISPRA, de Italia; la ONG Sea Alarm y representantes de países beneficiarios del proyecto, entre ellos Marruecos y Malta. También han participado representantes de Salvamento Marítimo, Puertos del Estado, la Armada, la Guardia Civil y la Dirección General de Protección Civil y Emergencias, entre otros.

Trece simulacros en el 2023

En España, el proyecto ha consistido en llevar a cabo 13 simulacros para mejorar los sistemas de respuesta ante posibles emergencias provocadas por contaminación marina generada por una nube tóxica de origen químico. En estos ejercicios se ponen en marcha las estructuras de los distintos agentes implicados y se comprueba que los procedimientos operativos que se establecen para dar respuesta a los supuestos de contaminación marina funcionan. También se evalúan el grado de coordinación y la forma y los tiempos de reacción ante la emergencia.

En esta reunión se pondrán en evidencia las carencias que se hayan podido detectar durante el desarrollo de los simulacros tanto a nivel técnico como material y humano y se plantearán las mejoras de los procedimientos para garantizar que si se produce un incidente de este tipo se ofrecerá la mejor respuesta posible.