EE UU y China seguirán peleando por controlar la cadena de suministro

Deutsche Bank prevé una desaceleración económica a principios de 2024, pero repunte a final de año, con España en el 1,2% de crecimiento

Las previsiones de la economía para este 2024 han sido analizados en el primer almuerzo del año organizado por el Propeller Club de Barcelona, de la mano de expertos de Deutsche Bank, Rosa Duce, responsable de Estrategia para España, y Antonio Rosselló, managing director, Head of Wealth Management and Private Banking (Catalunya, Levante y Baleares).

A pesar de unas previsiones económicas no tan optimistas, “el 2023 fue un año de crecimiento alto, un ejercicio donde países de economía de servicios como España tuvieron resultados óptimos, a diferencia de países como Alemania donde el sector industrial es dominante en su PIB”, detalla Rosa Duce. En los últimos meses el consumo de las familias está bajando y eso afecta al crecimiento económico, esperando que los bancos centrales bajen los tipos de interés, aunque “no esperamos que sea de forma inmediata, sino más bien para el mes de mayo”.

Respecto a las perspectivas para 2024, la responsable de Estrategia para España de Deutsche Bank enumera varios factores que influirán como la geopolítica, con más de medio planeta votando sus líderes, en países como EE UU, Europa o Taiwan. Y la guerra comercial entre China y EE UU, intentando conseguir controlar la cadena de suministro, ya que los principales bienes están repartidos por todo el mundo y “los dos colosos buscan liderar la carrera tecnológica”. Un 2024 que vaticina con “un primer semestre de desaceleración, pero gracias a la bajada de tipos que se espera a partir de mayo y durante el 2025, la economía mejorará globalmente”.

Rosa Duce concreta sobre los tipos de interés, que “no se volverán a ver los tipos 0, ya que estos sólo aparecían en casos de recesión muy profunda, que gracias al pleno empleo que hay en EE UU, no se espera, y los tipos de interés mínimos en Europa alcanzarán un máximo del 2%, mientras en el país norteamericano alrededor del 3%”. Concretando en Europa, con unos niveles óptimos de empleo y gracias a los Fondos Next Generation, “la economía en el 2024 se frenará, pero a finales de año repuntará, con países como España con un crecimiento esperado sobre el 1,2% o Alemania más pendiente de China como gran exportador del país asiático”. Respecto al mercado, el 2024 será un buen año “gracias a unas rentabilidades atractivas de los bonos, además que la inteligencia artificial, movilidad inteligente, ciberseguridad y digitalización que serán apuestas seguras en el mercado”.

En el almuerzo también se oficializó a Juan Pozo (Cotraport) como nuevo socio del Propeller Club. En la fotografía, acompañado por Mónica Quintana y Albert Oñate, ambos de la Junta Directiva del Propeller Club de Barcelona

Los problemas económicos de China y su afectación mundial

China está afectada por una crisis con el sector inmobiliario y una gran desconfianza en su sector bancario, repercutiendo en un consumo doméstico muy bajo, que es un índice básico en las economías de los países desarrollados. Un país que se esperaba que después de la pandemia volviera a ser la locomotora del crecimiento mundial, pero que ha sufrido una caída de exportaciones o la contracción de la actividad de la industria manufacturera y la guerra comercial con EE UU. Para conseguir revertir resultados y optimizar el crecimiento económico, China ha cambiado sus objetivos y “están orientando su crecimiento invirtiendo fuertemente en el sector tecnológico, esperando que estas nuevas iniciativas tengan consecuencias positivas en el crecimiento”, ha concluido Rosa Duce.