El Corredor Atlántico se estanca en las fronteras

El Corredor Atlántico, el que tiene que conectar la Península Ibérica con Europa, quiere dar un paso adelante con sus conexiones transfronterizas tanto por el norte, con Francia, como por el oeste, hacia Portugal. La recuperación del retraso histórico de este corredor de la Red Transeuropea en nuestros país se encuentra con dificultades para conectarse a las infraestructuras de nuestros vecinos.

Es por esto que el ministro de Transportes, Óscar Puente, acompañado por el secretario de Estado, José Antonio Santano, y el comisionado del Corredor Atlántico, José Antonio Sebastián, se ha reunido con el director general adjunto de la Dirección General de Movilidad y Transportes de la Comisión Europea (DG MOVE), Herald Ruijters, y con el coordinador europeo del Corredor Atlántico, Carlo Secchi. Se trata de presionar para culminar las estancadas conexiones transfronterizas. 

Visita a las infraestructuras madrilenas del Corredor Atlantico
Visita a las infraestructuras madrileñas del Corredor Atlántico

Francia y Portugal

Y es que Portugal ha anunciado para el 2034 la conexión ferroviaria de alta velocidad entre Lisboa y Madrid, toda vez que están pendiente de realizar algunas infraestructuras imprescindibles, como la construcción de un tercer puente sobre el río Tajo en Lisboa hasta Poceirão (cerca de Setúbal) y la conexión de este punto con Elvas, unos 85 kilómetros del Évora. El tramo entre Évora y Elvas está en construcción y podría entrar en funcionamiento el año próximo, con lo que las vías quedarán a 10 km de la frontera española. 

Por el norte, Francia ya ha demostrado su nulo interés en hacer llegar el ferrocarril a la frontera de Irún y prioriza la conexión con Dax y Toulouse, en territorio francés.  El ministro Clément Beaune señaló que el plan constructivo hacia España “se mantiene” pero no así los plazos. Si la Red Transeuropea Básica debería entrar en funcionamiento en el 2030, Beaune dijo que los trabajos no comenzarían antes de esa fecha, sino más bien en el 2034, y dio por bueno el año 2042 para llegar con las vías a la frontera vasco española. 

La reunión con los representantes europeos Herald Ruijters y Carlos Secchi pretende concienciarles con idea de que ejerzan presión donde corresponda para que España no se convierta en una isla ferroviaria.  

Inversiones milmillonarias

Según los datos presentados por el Ministerio de Transportes, desde el 2018 ya se han licitado obras por más de 6.100 millones de euros en nuestro país a añadir a lo más de 33 mil millones ya invertidos. Son grandes cifras para un proyecto en marcha que afecta a 13 Comunidades Autónomas, supone el desarrollo 5.300 kilómetros ferroviarios, actuaciones en 9 puertos, 5 aeropuertos, 5 terminales logísticas y 2.764 kilómetros de carreteras. 

Los representantes de la Comisión Europea visitaron las obras de la estación Madrid Chamartín – Clara Campoamor y la estación intermodal del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, ya que ambos forman parte de los proyectos incluidos en el Corredor Atlántico, y José Antonio Sebastián hizo una exposición de los avances del mismo.