La economía vasca ralentiza su crecimiento

La economía vasca no se ha comportado bien en el primer trimestre del año y eso ha llevado al Departamento de Economía y Hacienda del Gobierno Vasco a reducir la previsión de crecimiento económico para este año 2024.

Este dato casa con el incremento de la tasa de paro en Euskadi, la única Comunidad junto con Madrid, en la que ha subido el desempleo a pesar de la positiva influencia de la Semana Santa.

En concreto, la previsión de crecimiento económico para el 2024 en Euskadi se sitúa en el 1,9%, dos décimas menos de lo previsto. Por el contrario, para el 2025 las nuevas cifras son mejores, subiendo de un 1,8% al 2,1% actual.

La principal causa de esta deceleración es la incertidumbre ligada al contexto económico de algunos socios comerciales preferentes, especialmente Alemania.

Estas han sido las explicaciones que el consejero vasco de Economía y Hacienda, Pedro Azpiazu, ha dado en la presentación del informe. Cabe recordar que el pasado año, en estas mismas fechas, el consejero tuvo también que reducir su optimismo económico a tenor de las dificultades en el desempeño de la economía vasca.

La herencia del 2023

Según el informe presentado, el pasado año se caracterizó por las dificultades a las que tuvieron que hacer frente la industria vasca y la europea, como los elevados precios de la energía, la subida de tipos de interés, los conflictos geopolíticos y el descenso del comercio internacional. Todas ellas fueron causa de un frenazo para la actividad.

La situación de la economía mundial no termina de estabilizarse y la prolongada debilidad del comercio internacional, la elevada inflación, la restrictiva política monetaria del BCE, junto a una importante caída de la demanda de productos alemanes por parte de China, han supuesto una fuerte desaceleración del ritmo de crecimiento de la zona del euro, que ha terminado el año estancada y seguirá en una situación similar durante los primeros meses del 2024.

La tasa de paro en Euskadi será del 7% para el 2024 y del 6,6% para el 2025

Dicen las autoridades económicas vascas que la evolución durante el año se prevé que sea ascendente, especialmente en la segunda mitad del año, en el que se espera una relajación de la política monetaria, tipos de interés más bajos y en tendencia descendente. Todo ello acompañado por una contención de la inflación y la mejoría de la situación económica del entorno europeo.

En las previsiones del Gobierno Vasco, la demanda interior de la economía vasca se situará en el 2024 y el 2025 en el 2,1%, mientras que el comercio exterior recuperará sus cifras el año próximo. A ello ayudará el sector industrial, que apenas incrementó su producción un 0,3% en el 2023 y se estima que en los años siguientes las tasas de crecimiento serán mayores, el 0,9% en el 2024 y el 1,8% en el 2025.