La mercancía general impulsa el tráfico del puerto de Santander

Los tres primeros meses del 2024 destacan en el puerto de Santander el crecimiento de la mercancía general que ha superado en un 32,4% la que se movió en el puerto durante el mismo periodo del año anterior.

Una cifra que se debe, en gran parte, al buen comportamiento del papel y la pasta, la maquinaria y los productos químicos y alimenticios.

En este periodo de tiempo, el puerto de Santander ha crecido un 9% en sus tráficos, sumando 1,85 millones de toneladas frente a 1,69 millones del primer trimestre del año pasado. Marzo no ha sido el mejor mes, puesto que entre enero y febrero se llegaron a registrar incrementos de dos dígitos, un 14,6%.

Por lo referido al pujante tráfico de contenedores, el puerto de Santander ha registrado un aumento del 318% en comparación con el año pasado, transitando desde los 7.320 teus a un total de 30.627 teus que se llevan contabilizados este año.

Uno de los puntos fuertes históricamente en el puerto cántabro, el tráfico ro-ro, suma 624.510 toneladas, con un aumento del 6,7%, y también sube tráfico de pasajeros, este en un 20,8% hasta los 32.608 viajeros.

Con estos datos, el puerto de Santander incrementa su cifra de tráfico hasta las 7.142.017 toneladas, superando de nuevo la barrera de los siete millones que a punto estuvo de lograr el pasado año, cuando cerró su balance a tan solo 10.550 toneladas de este hito.

Proceso de transformación

El puerto de Santander está cambiando paulatinamente su estructura de tráficos y también sus instalaciones, apostando por un tipo de mercancías que generan un mayor valor añadido a la industria.

César Díaz, presidente de la APS, señala que el puerto está mostrando “una evolución positiva” en lo que a resultados de tráfico se refiere y destaca “el incremento sostenido de la mercancía general indica que la principal infraestructura económica de Cantabria está atravesando un claro proceso de transformación”.

En esta transformación está influyendo decisivamente el desarrollo de nuevas infraestructuras y la optimización de los espacios disponibles.

Tras la puesta en marcha de la terminal de contenedores de Boluda Maritime Terminals Santander o la inauguración del muelle Raos 9, ahora toca “dotar a este muelle de un tacón y una rampa para darle una mayor versatilidad”, según Díaz, y trabajar nuevos proyectos como el nuevo muelle de Raos 6, la entrada en funcionamiento de la terminal de fertilizantes o la ampliación del silo de automóviles, entre otras inversiones, en un plan que contempla hasta 216 millones de euros público-privados.