La industria marítima teme que la crisis en el Mar Rojo desajuste el mapa de contenedores vacíos

La industria marítima teme que los desvíos en las rutas de las navieras, para evitar el conflicto en el Mar Rojo, provoque que los contenedores vacíos para las exportaciones de China acaben en “localizaciones equivocadas”.

Al menos esa es la opinión de Michael Aldwell, vicepresidente ejecutivo de logística marítima del operador Kuehne + Nagel. En declaraciones recogidas por la agencia Reuters, Aldwell ha vaticinado que estos desvíos “van a causar escasez de espacio para los buques, y que los contenedores vacíos necesarios para las exportaciones de China queden varados en lugares equivocados”.

En esta línea, Adwell señala que “el mayor impacto” del conflicto en el Mar Rojo se producirá en las próximas seis semanas. “No se puede accionar un interruptor y reorganizar el transporte marítimo mundial”, agrega el representante de Kuehne ahondado en los costes que va a acarrear el conflicto: “Estas circunstancias derivarán en una subida considerable de los precios del transporte marítimo a corto plazo”.

Afecciones más cercanas

La dirección de la fábrica de Michelin en Vitoria-Gasteiz ha comunicado que cerrará la fábrica los días 13 y 14 de enero por la falta de caucho debido al conflicto en el Mar Rojo como consecuencia de los ataques a barcos con destino Israel por parte de los rebeldes.

Esto supondrá que los 700 trabajadores afectados dejarán de producir 40.000 ruedas de turismos, 280 toneladas de neumáticos de ingeniería civil, y mil toneladas de fabricación de las diferentes mezclas de goma.

Otras localizaciones de la firma, en Aranda de Duero y Valladolid, también se verán afectadas, en menor medida, y tendrán que reducir la producción, con lo que podrían “quedarse en casa” entre 40 y 70 trabajadores más.

El desvío de rutas incrementa los costes del combustible: 1 millón por cada ida y vuelta entre Asia y el norte de Europa

Según recoge Reuters, Basic Fun -diseñador de productos de entretenimiento infantiles de Estados Unidos- ha estimado los costos en combustibles que supone el desvío de las rutas marítimas hacia el extremo sur de África.

En este sentido, la compañía líder del sector juguetes sostiene que el desvío de los buques podría incrementar los costes de los combustibles en hasta “1 millón de dólares adicionales” por cada ida y vuelta entre Asia y el norte de Europa.

Basic Fun recuerda que “normalmente” todos los juguetes con destino a Europa desde las fábricas de China se hacen a través del Canal de Suez. “Es la forma más rápida de mover mercancías entre esas geografías”, recalca Jau Foreman, director ejecutivo de Basic Fun.

Foreman ha avanzado que su compañía está trabajando para enviar juguetes desde China a puertos del Reino Unido y Rotterdam a través de “esta ruta” más larga. “Esto llevará más tiempo, por lo que va a costar más”, ha añadido Foreman, señalando que las tarifas de algunos fletes entre China y el Reino Unido “se han más que duplicado” desde que comenzó el conflicto entre Hamas e Israel.

El precio del Feu entre China y el Mediterráneo se dispara

Según estimaciones de la plataforma Xeneta reflejadas por Reuters, enviar un contenedor de 40 pies (FEU) desde el Lejano Oriente al Mediterráneo cuesta 2.320 dólares “después de la escalada” por el conflicto, frente a los 1.865 dólares por FEU de principios de diciembre.

En referencia al incremento de costes en la conexión China-Estados Unidos, Xeneta señala que cuesta 1.625 dólares enviar un FEU desde China al país norteamericano, frente a los 1.425 dólares que costaba a principios de diciembre.

Estas tarifas no incluyen recargos por riesgos “extraordinarios ni por coste de recuperación de emergencia”, que pueden oscilar entre 400 y 2.000 dólares por FEU, recuerda la analista Xeneta.

Hasta el miércoles, se habrían desviado 364 buques por el conflicto en el Mar Rojo

Hasta el miércoles 27 de diciembre, un total de 324 buques portacontenedores -el 20% de la flota mundial y capaces de transportar 2,5 millones de contenedores- habrían modificado su ruta para evitar el conflicto, según datos manejados por Kuehne + Nagel.

Ante esta coyuntura, las navieras más grandes de Japón -Mitsui y Nippon Yusen- han comunicado que sus barcos están evitando la zona del Mar Rojo, y ambas estaban monitoreando “cuidadosamente” la situación para tomar los siguientes pasos.

Según Reuters, los propietarios de embarcaciones ya han comenzado a reaccionar, y se ha “desencadenado una lucha” para reservar espacios en los buques antes de la fecha límite de principios de febrero. El objetivo, “sacar productos de China antes de que las fábricas cierren por el Año Nuevo Chino”.

“Esto implica que cada reserva fuera de China ahora necesita ser reconfirmada. Las fechas podrían cambiar, y podría cambiar también la ruta”, concluye el trabajo de Reuters transcribiendo unas declaraciones de Alan Baer, director ejecutivo de OL USA.