La crisis del Mar Rojo provoca estragos en los puertos de transbordo

La congestión de un puerto como Singapur alcanza los niveles de pandemia

El desvío de rutas por la crisis en el Mar Rojo continúa generando problemas de congestión en los principales puertos de transbordo del mundo, según señala la consultora británica Drewry en su último informe.

En concreto, la consultora pone de relieve el caso del puerto de Singapur, recinto “que ha sufrido un fuerte aumento” de su congestión que ha dado lugar “a menos escalas, pero a un incremento del promedio de intercambios”. Asimismo, apunta que la productividad portuaria “se ha visto afectada”, puesto que el tiempo que los buques pasan fondeando “ha aumentado un 43%”.

El cambio de patrón por la crisis en el Mar Rojo

En este escenario, Drewry destaca que Singapur se encuentra “en un microcosmos” de puertos de transbordo en todo el mundo, donde los cambios de patrones en respuesta a la crisis del Mar Rojo han “causado estragos”.

“Singapur está experimentando una densidad de contenedores marítimos en sus terminales cercana a los récords del período pandémico”, añade la consultora. Además, Drewry estima que el tiempo promedio necesario para mover 1.000 teus aumentó en los primeros cinco meses del año un 10%, lo que significa que el tiempo para completar los intercambios “pasó de 1,1 días en enero a 1,7 en mayo”.

La crisis ha incrementado el tiempo que están los buques en el puerto de Singapur

La congestión portuaria, diferente a la que se vio en la pandemia

En palabras de Drewry, esta congestión portuaria “difiere” de la que se produjo durante la pandemia. En este sentido, argumenta que durante aquel periodo la interrupción de la cadena de suministro “afectó principalmente a los puertos de entrada, debido a la demanda inesperada y a la congestión del transporte interior”. Sin embargo, la crisis actual “está afectando a los centros de transbordo”, añade Drewry sin especificar otros recintos que estarían sufriendo este problema a parte del de Singapur.

Por último, la consultora prevé que la congestión en los principales puertos de transbordo “siga siendo alta”, pero anticipa “cierto alivio” a medida que los transportistas restablezcan algunos de sus servicios interrumpidos.