El puerto de Barcelona anticipa alejar los cruceros del centro de la ciudad al periodo 2026-2027

El puerto de Barcelona tiene previsto dejar de acoger cruceros en la Terminal Marítima Sud del muelle de Barcelona como máximo en 2026, avanzando así en el objetivo de alejar la actividad crucerística del centro de Barcelona

El Consejo de Administración del puerto de Barcelona ha aprobado este miércoles dos acuerdos que permitirán acelerar el traslado de la actividad de pasajeros al muelle Adossat, donde se concentrarán todas las terminales de cruceros y la terminal de ferris de Baleària. Esta ubicación de las terminales de pasajeros en el muelle Adossat electrificado es uno de los puntos incluidos en el acuerdo firmado en enero del 2018 entre el puerto y el Ayuntamiento de Barcelona para mejorar la integración del puerto y la ciudad. Permitirá reducir el impacto que este sector genera en Barcelona y mejorar los servicios que se ofrecen a las navieras y a los pasajeros.

El primer acuerdo aprobado   es la convocatoria de un concurso público para adjudicar la construcción y explotación de la futura terminal G de cruceros en el muelle Adossat.

Royal Caribbean Group, Norwegian Cruise Line, Viking Ocean Cruises y Virgin Cruises optan el concurso para la construcción y explotación de la futura terminal G de cruceros

Royal Caribbean Group, que reúne varias compañías de cruceros, los buques del cual operan regularmente en el puerto de Barcelona, había solicitado este año una concesión para construir y explotar una terminal que diera servicio a los cruceros de su grupo empresarial. Posteriormente, durante el trámite de competencia de proyectos, las navieras Norwegian Cruise Line, Viking Ocean Cruises y Virgin Cruises presentaron una propuesta conjunta para optar también a la construcción y explotación de esta terminal. En consecuencia, y según establece la Ley de puertos, el puerto de Barcelona convoca un concurso público para la adjudicación de la futura terminal de cruceros G.

El acuerdo del Consejo de Administración aprobado este miércoles especifica que el concurso para optar a la nueva terminal G tendrá diferentes condicionantes, como es la incorporación de las mejoras ambientales y de sostenibilidad que se están impulsando en todo el ámbito del puerto y, muy especialmente, en el sector crucerístico. En este sentido, la futura terminal tendrá que tener sistemas OPS (onshore power supply) para conectar los buques en la red eléctrica general una vez estén atracados. También se valorará especialmente que el proyecto de terminal sea sostenible, con un diseño arquitectónico respetuoso con el medio y que minimice el consumo energético; que el adjudicatario del concurso ofrezca soluciones de movilidad compartida capaces de dar respuesta al incremento del número de pasajeros que generan el cruceros de última generación; y que los buques que operen en la futura terminal usen combustibles de transición o combustibles de origen verde que minimicen sus emisiones, como es el gas natural licuado (GNL), bio-LNG, metanol, amoníaco, etc.

El segundo acuerdo aprobado  por el Consejo de Administración del puerto de Barcelona es la extinción anticipada de la concesión de la Terminal Marítima Norte, situada en el  muelle de Barcelona, y dedicada al tráfico de pasajeros de crucero.

Las Terminales Marítimas Nord y Sud, con una superficie conjunta superior a los 10.000 m², estaban concesionadas a la empresa Creuers del Port de Barcelona, S.A. Se devuelve ahora la Terminal Marítima Norte al puerto, a pesar de que se mantendrá un espacio dedicado a estación marítima de pasajeros para atender las pocas escalas que ya se han confirmado por el año 2023. Hay que tener en cuenta que el 2024 ya no habrá cruceros en esta instalación.

El puerto de Barcelona tiene previsto dejar de acoger cruceros en la Terminal Marítima Sur del muelle de Barcelona como máximo en 2026, avanzando así en el objetivo de alejar la actividad crucerística del centro de Barcelona.

Baleària trasladará su operativa al muelle Adosado durante el primer trimestre del 2023

En este Consejo de Administración también se ha informado del traslado de la actividad que la naviera Baleària está realizando en la Estació Marítima Drassanes. Durante el primer trimestre del 2023, las operativas de carga y descarga de pasajeros y de vehículos se trasladarán a unas nuevas instalaciones de Baleària en el muelle Adosat. Esta actuación viene dada por la necesidad de acoger la base del equipo Emirates New Zealand de la Copa América de 2024 en la Estació Marítima Drassanes.