Vigo: la revolución de un puerto mediano para cruceros

El puerto de Vigo participa en Seatrade Cruise Global con la idea de recuperar su posición estratégica en tráfico de cruceros

La institución que preside Carlos Botana trabaja para conseguir que se retome la senda de crecimiento en el 2025 y el 2026, consciente de las implicaciones positivas que este tipo de tráfico tiene para la ciudad

El puerto de Vigo ha participado un año más en la feria Seatrade Cruise Global, desplazándose a la ciudad de Miami una delegación, encabezada por su presidente, Carlos Botana, y el jefe de División de Gestión Comercial, David Castro.

La agenda de la delegación de Vigo incluye reuniones con los directivos de operaciones y de promoción de destino de las principales navieras de cruceros, para promover las fortalezas de las infraestructuras del puerto olívico y la amplia oferta de destino que ofrece la ciudad y su entorno.

“Vigo tiene muchas cosas que ofrecer: gastronomía, historia, valores ecológicos, un puerto integrado totalmente en la ciudad, y siempre buscando un turismo sostenible, aportando riqueza a la ciudad y a su área de influencia”, explica el presidente del puerto Carlos Botana.

Asimismo, Botana avanzó que, actualmente, se está explorando un acuerdo atlántico como destino de cruceros. “Un modelo que no se base en la competencia sino en la colaboración entre puertos, lo cual valoran positivamente las navieras”.

Diversas reuniones de coordinación

Durante la primera jornada de la feria, la delegación viguesa se reunió, entre otros, con responsables de MSC Cruises -para valorar y coordinar la escala con operativa de embarque y desembarque del MSC Preziosa prevista para el próximo mes de junio-; Silversea Cruises -para tratar la escala de su nuevo buque, el Silver Ray, que visitará Vigo el mes de junio en su travesía de prueba antes de su crucero inaugural desde Lisboa-; o Saga Cruises -que este año visitará el muelle de Trasatlánticos hasta en cuatro ocasiones con sus buques Spirit of Adventure y Spirit of Discovery-; además de otros encuentros con agentes, touroperadores y empresas de servicios.

Durante los encuentros, las navieras han valorado positivamente el servicio prestado en el puerto de Vigo durante las escalas de sus buques y se han abordado, entre otras cuestiones, el estado del diseño e implementación del sistema de electrificación de los muelles para poder dar el servicio OPS a los buques atracados; las nuevas normativas sobre control de fronteras de la Unión Europea (Entry Exit System y ETIAS), que comenzarán a entrar en Vigo a finales de este mismo año; así como el proyecto estrella del puerto de Vigo Peiraos do Solpor, cuya nueva fase, ya en licitación, prevé tener listo su mirador y observatorio submarino en Bouzas el próximo año, incorporándose a la senda azul que permitirá recorrer caminando o en bicicleta todo el borde portuario, desde la Plaza de la Estrella hasta el Paseo de los Peces en Bouzas.

La delegación del puerto de Vigo ha mantenido diferentes reuniones con directivos de operadores de la industria del crucero

El potencial de Vigo y su puerto

Por su parte, el presidente del puerto quiso poner en valor el potencial de Vigo como destino variado con todas las posibilidades de ocio que puede ofrecer, así como la integración del puerto con la ciudad, con la finalización de la senda azul y el proyecto de Peiraos do Solpor como “una gran oportunidad”, además del potencial que suponen las Islas Cíes y la Ría de Vigo para un turismo de naturaleza. “Buscamos tener un turismo sostenible con cruceros y visitantes que generen valor a la ciudad”, destacó Botana.

Asimismo, Botana avanzó que, actualmente, se está explorando un acuerdo atlántico como destino de cruceros. “Un modelo que no se basa en la competencia sino en la colaboración entre puertos, lo cual valoran positivamente las navieras”.

Entre los objetivos del máximo responsable portuario, Carlos Botana, está trabajar para recuperar el tráfico de cruceros en Vigo tras los buenos resultados alcanzados en el 2023. Un año en el que el puerto gallego contabilizó un total de 99 escalas y más de 223.000 pasajeros, buscando conseguir que se retome la senda de crecimiento en el 2025 y el 2026, consciente de las implicaciones positivas que este tipo de tráfico supone para la ciudad.