Bilboestiba presenta un ERTE para los estibadores

La problemática de la estiba en el puerto de Bilbao se complica a cada paso: justo el día en que empiezan las reuniones negociadoras entre empresas y sindicatos, empujador por el Ministerio de Trabajo y Economía Social, Bilboestiba CPE ha presentado un ERTE para la práctica totalidad de la plantilla de estibadores.

Iñaki Urueña, uno de los representantes de Coordinadora, se mostró “sorprendido” por la decisión de la empresa, si bien los sindicatos asistieron a la reunión prevista en la que se analizaron las cuestiones previas.

Razones de las empresas

Según las empresas, la presentación del ERTE es el resultado de 57 días de huelga, en los que la facturación no ha sido “suficiente” y sin embargo la empresa ha tenido que hacer frente a prácticamente la totalidad del coste salarial de la plantilla. Debido al incumplimiento de los servicios mínimos, los buques han demorado su estancia en el puerto muy por encima de su tiempo habitual y los operadores han tenido pérdidas millonarias durante estos dos meses.

Con estas premisas, la empresa presenta ante la autoridad laboral un ERTE, es decir, una herramienta “temporal” para resolver situaciones coyunturales que, según Bilboestiba, “permitirá salvar esta situación transitoria”. Así, cuando la situación retorne a la normalidad, la empresa podrá rescatar a los trabajadores de la situación de regulación de empleo, tan habitual en estos tiempos de pandemia. Para ello, la empresa apela a “cerrar satisfactoriamente la negociación tutelada” por el Ministerio de Trabajo para volver a su pleno rendimiento.

El periodo de consultas del ERTE comenzará el próximo 21 de diciembre, un día antes de la reunión en el Ministerio de Trabajo y –se supone- después de haber mantenido las dos primeras reuniones negociadoras entre las partes.

Cuenta atrás en la hoja de ruta de la estiba bilbaína

La “hoja de ruta para una solución negociada” a la crisis de la estiba en el puerto de Bilbao ha comenzado a pasar las páginas de su particular calendario. Las partes se han visto las caras en la primera de las reuniones previstas para esta semana, antes de acudir de nuevo a la reunión señalada para el próximo 22 de diciembre ante la directora general de Trabajo, Verónica Martínez, en la sede del Ministerio de Trabajo y Economía Social.

La sede del Consejo de Relaciones Laborales (CRL) de Bilbao ha recibido a Bilboestiba CPE, la empresa que reúne a las empresas, Bergé, CSP, S.L.P. y Toro y Betolaza, y a los representantes sindicales de Coordinadora, ELA, Kaia, LAB y UGT. Para el próximo viernes 18 está prevista una segunda y última reunión antes de rendir cuentas en Madrid.

En el caso de que las posturas no se acerquen lo suficiente, está prevista una segunda ronda de negociaciones, con otras dos reuniones como mínimo, entre el 23 de diciembre del 2020 y el 12 de enero del 2021, para volver a verse las caras en sede ministerial el 13 de diciembre.

Normalidad momentánea

Dado que no se conoce cuál será el resultado de las negociaciones, nadie se atreve a aventurar el desarrollo de la situación en caso de no llegarse a un acuerdo. La paz volvió al puerto de Bilbao el pasado 5 de diciembre, tras 57 días de paros en diversas versiones: total o intermitente. A pesar de la situación de normalidad, aún son varias las navieras que no han retornado a sus habituales escalas y otras lo anuncian a lo largo de esta misma semana.

Cabe recordar que tras la intervención del Ministerio de Trabajo y Economía Social, Bilboestiba aceptó sentarse de nuevo a negociar con los sindicatos y éstos dejaron de ejercer su derecho a la huelga cuando aún quedaban tres días para finalizar legalmente los paros. En la parte patronal, las empresas se mantienen firmes en no entrar en negociaciones relativas a hechos ya sentenciados (actividades complementarias o transporte horizontal). Por su parte, la parte social solicita la incorporación de personal eventual a la plantilla fija y la negociación de un nuevo convenio colectivo, entre otras.

Todas las partes en conflicto desean alcanzar un compromiso “duradero” que dé estabilidad al marco laboral de la estiba en el enclave bilbaíno y se abonan a la “buena fe” y la “voluntad negociadora”. En caso de no llegar a buen puerto estas conversaciones, Bilboestiba, con el apoyo de la Autoridad Portuaria y el propio Gobierno Vasco, han solicitado –en repetidas ocasiones- un arbitraje que termine con un laudo de obligado cumplimiento. Es una solución que no contenta ni a los trabajadores ni la los ministerios de Trabajo y Economía Social (Mites), por un lado, y de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma), por otro.

Anterior artículoToma de posesión de los presidentes de los puertos de Vigo y Vilagarcía
Siguiente artículoLa VSM de Bilbao contará con los últimos avances de seguridad y digitalización