Cumbre económica vasca: preparar el “día después” del coronavirus

El Gobierno Vasco ha reunido a los agentes económicos para analizar la situación provocada por la propagación del coronavirus, Covid-19, y sus consecuencias económicas, así como para debatir el modelo de confinamiento y paralización de la actividad productiva.

A esta reunión, celebrada por videoconferencia, acudieron las consejeras de Desarrollo Económico e Infraestructuras Arantxa Tapia; Turismo, Comercio y Consumo, Sonia Pérez; y Justicia y Trabajo, María Jesús San José. Por el lado empresarial, el presidentes de los empresarios vascos, Confebask, Eduardo Zubiaurre, y sus asociaciones miembro (Adegi, Cebek y Sea); las tres Cámaras de Comercio; la sociedad de garantía Elkargi; los diputados de Promoción Económica de las Diputaciones Forales, Álava, Mª Pilar García de Salazar; Ainara Basurko, por Bizkaia; e Imanol Lasa, Gipuzkoa; así como representantes de los sindicatos ELA, LAB, UGT Y CC.OO.

La posición que mantiene el Gobierno Vasco fue defendida por Arantxa Tapia, quien destacó que la prioridad se centra en evitar la propagación del coronavirus y en atender las necesidades sanitarias de la sociedad. Pero también que es necesario “prepararse para responder al día después”. Según Tapia, el “golpe económico está siendo muy agresivo” y todas las medidas están pensadas y diseñadas para responder y para poder sostener la actividad en las mejores condiciones posibles y el mayor empleo posible.

50% de descenso

Durante la reunión, el presidente de Confebask, Eduardo Zubiaurre, presentó los datos de las encuestas realizadas por Adegi, Cebeky Sea a sus empresas. Según esas conclusiones, las compañías vascas se encuentran, de media, al 50% de la actividad que registraban antes de la crisis. También ha recordado que los datos de ERTEs presentados y el paro registrado demuestran el fuerte impacto observado. En ese sentido, Zubiaurre advierte que, una vez que se supere la crisis sanitaria, “tendremos que gestionar intensamente y en profundidad la crisis económica que, sin duda, emergerá a continuación”.

Zubiaurre también trasladó su preocupación por la creciente falta de suministros y materias primas, así como los problemas que van surgiendo, cada vez con mayor intensidad, en el transporte de mercancías y en los mercados de destino.

Eduardo Zubiaurre, presidente de los empresarios vascos

Así las cosas, desde Confebask y sus asociaciones miembro se ha pedido al Gobierno Vasco la puesta en marcha de manera urgente, ágily flexible, de las medidas aprobadas relativas a los ERTEs de fuerza mayor, líneas de financiación y avales, prestaciones por desempleo y autorización de las bajas por incapacidad temporal.

Por su parte, los sindicatos se mostraron divididos entre los partidarios del “cierre total” de la actividad productiva -excepto la prioritaria- defendida por los nacionalistas ELA y LAB, y la aposición de CC.OO. y UGT, partidarios de mantener la producción siempre que se respeten las condiciones de seguridad.

Por su parte, las Cámaras Vascas han lanzado una encuesta dirigida al sector empresarial con el objetivo de evaluar los efectos económicos que los sectores productivos de Euskadi están notando como consecuencia de la crisis del Coronavirus, Covid-19. La encuesta requiere información a la empresa vasca sobre la incidencia de la crisis del coronavirus en su facturación, en los pedidos, en las exportaciones, en el aprovisionamiento, en las dificultades logísticas o el aumento de costes generalizado. Asimismo se le pregunta por la aplicación de medidas de flexibilidad laboral, teletrabajo, bajas por contagio o solicitudes de ERTE.

Anterior artículoLa Cámaras catalanas proponen medidas para minimizar el impacto económico del Covid-19
Siguiente artículoLa Autoridad Portuaria de Valencia pospone la liquidación de las facturas de sus clientes