Curso del Cluster MLC ITS Euskadi sobre hidrógeno verde

El Cluster del Movilidad y Logística de Euskadi (MLC ITS) ha organizado, para la Universidad del País Vasco, el curso de verano “La carrera del hidrógeno verde”, un encuentro que se celebró en formato presencial y online en directo. El hidrógeno es una de las energías que formará parte del mix energético para la descarbonización del transporte que supone un 20% de las emisiones de CO2 en la Unión Europea.

Entre las conclusiones más relevantes del curso, la necesidad de trabajar desde todas las instancias para convertir la oportunidad en realidad, impulsada por un indispensable apoyo institucional. Así lo expresaba en su conferencia de clausura la Consejera Arantxa Tapia, que insistía en la necesidad de demostrar usos reales como reto para el año 2030. Tapia desgranaba las directrices, ejes y objetivos de la Estrategia Vasca de Hidrógeno, organizada en dos etapas. Advertía de la necesidad de llegar a 2030, fin de la primera fase, con la puesta en marcha y aceleración de proyectos y pruebas piloto que, en una segunda fase, hasta 2050, madurarían como soluciones y se podrían desplegar. A la primera fase está previsto destinar hasta 1.000 millones de euros.

La apertura del evento contó con la intervención del presidente del Cluster de Movilidad y Logística de Euskadi, Joaquín Acha, quien también participó en la clausura junto a la directora de la Fundación Cursos de Verano, Itziar Alkorta; y la Consejera vasca de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente, Arantxa Tapia.

Primeros pasos

Entre los proyectos contemplados en la primera fase, se encuentra el Corredor Vasco de Hidrógeno, liderado por Repsol-Petronor. Al respecto, Arturo Fernández, director de innovación y responsable de proyectos de hidrógeno de la compañía, explicaba el proceso de generación, compresión, logística y dispensación, calculando la implicación de cada uno de ellos en el precio final del producto. Destacaba que el precio del hidrógeno es muy sensible a la dispensación, de modo que una baja utilización inicial de la infraestructura hace inviable su implantación, lo que lastraría el uso, por lo que, en una fase de introducción, abogaba por la necesidad de ayudas iniciales.

Al factor coste, añadía Imanol Iturrioz, responsable de I+D corporativo del Grupo CAF, los de autonomía y eficiencia. En esa ecuación, afirmaba que el transporte ferroviario está mayoritariamente electrificado, por lo que no es un modo en el que la componente medioambiental adquiera su mayor peso. Para trayectos de menos de 100 kilómetros la batería de nuevo se presenta como ganadora: el nicho del hidrógeno está en la necesidad de autonomía, si el coste lo permite. Iturrioz destacaba el proyecto europeo en el que están trabajando, junto con Renfe, Adif y Toyota, entre otros, con el que espera que las primeras pruebas sobre raíl de su tren de hidrógeno estén listas para mediados de 2022.

Movilidad personal

El segmento ligado a la carretera lo ha abordado Irizar, presentado por Mikel Pérez, Director Comercial de España y Portugal. La intervención se centró en el transporte de personas mediante autobuses y autocares, de diferente comportamiento ante el hidrógeno. Por una parte, presentaba sus ventajas en cuanto a tiempos de carga, autonomía, reducción de peso de los vehículos y escalabilidad, ya que no requiere incrementos de infraestructura ligados al aumento de la flota. En un marco en el que la movilidad origina el 30% de la contaminación ambiental en las ciudades, el autobús y el autocar están llamados a liderar el cambio hacia una movilidad sostenible. No obstante, a expensas de su introducción y a la espera de costes competitivos para los operadores y ayudas de las administraciones, en parte procedentes de los fondos Next Generation, Pérez hacía un llamamiento a la necesaria renovación del parque, actualmente con una media de 12,2 años de antigüedad. Una parte importante de este parque está en manos de operadores privados, por lo que se reclama la atención de las instituciones para apoyar esta transición, incluyendo en ese apoyo vehículos convencionales, mucho más eficientes que sus homólogos actuales, mientras llegan vehículos de hidrógeno competitivos. En materia de hidrógeno aplicado a la carretera, el hidrógeno se presentaría con ventaja en el medio y largo recorrido; mientras que el autobús eléctrico se destinaría al transporte colectivo urbano.

Intervención de Joaquín Acha

Las conferencias se completaban con un repaso a la cadena de valor del hidrógeno, expuesta por Cristina Oyón, directora de Tecnología, Innovación y Sostenibilidad en el Grupo SPRI. Oyón destacaba la incorporación del hidrógeno como nueva área en la estrategia de desarrollo tecnológico e industrial en energía del País Vasco. Expresaba la importancia de alcanzar y ofrecer costes razonables y, derivado de ello, de testear soluciones que lo hagan posible.

El curso concluyó con una mesa redonda y síntesis en la que se recordaba la necesidad de apoyo institucional para situar al ecosistema vasco en posiciones de mercado y la importancia de encontrar el nicho energético adecuado para cada necesidad.

Anterior artículoEl puerto de Barcelona adquiere un compromiso activo con BNEW
Siguiente artículoNúria Obiols, nueva responsable de Operaciones Portuarias de Tarragona